fbpx

ProPublica: La sequía y los incendios del suroeste son una ventana a nuestro futuro del cambio climático

Por Mark Olalde, reportero de ProPublica que cubre el medio ambiente en el suroeste.

 

Traducido y resumido por razones de espacio por Camino Real.

Publicado en nuestra edición 170.

 

En una sesión de preguntas y respuestas con ProPublica, los expertos describen cómo una nueva realidad climática amenaza al suroeste, la región de más rápido crecimiento en los EE. UU.

La concentración de dióxido de carbono en la atmósfera ha alcanzado su nivel más alto en la historia humana. Otra vez.

En abril, el nivel de CO2 era un 27 % más alto que hace 50 años, según los datos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica y la Institución Scripps de Oceanografía. (El metano, un gas con unas 85 veces el efecto de calentamiento a corto plazo del CO2, ha aumentado más del 16 % desde 1984, el primer año completo en que la NOAA recopiló datos).

Cada primavera, por décadas, hemos superado el récord de CO2 del año anterior, ya que los humanos continúan quemando hidrocarburos a un ritmo vertiginoso, liberando gases de efecto invernadero. Eso afecta las temperaturas, las precipitaciones y la intensidad de las tormentas.

En todo el suroeste de Estados Unidos, esto ha amplificado sequías e incendios récord.
El cambio climático está exponiendo dónde están enterrados los cuerpos, literalmente. Los navegantes y los remeros descubrieron dos cadáveres a principios de mayo en el lago Mead, cuando los niveles del agua cayeron a su punto más bajo desde que se llenó el embalse en la década de 1930. El lago Powell también ha caído a su punto más bajo desde que se llenó. La sequía en curso parece ser la peor en 1200 años, según una investigación publicada recientemente en la revista Nature Climate Change. En toda la región, ha habido temperaturas más altas, una capa de nieve más pequeña y un comienzo más temprano de la temporada de incendios. Los incendios forestales ya han quemado más de 300,000 acres cerca de Santa Fe en el norte de Nuevo México este año.

Esta nueva realidad amenaza al suroeste, la región de más rápido crecimiento en los EE. UU., y a los 40 millones de personas que dependen del río Colorado, al tiempo que ofrece un vistazo de lo que traerá el cambio climático allí y en otros lugares.

“Este es uno de esos años en los que podemos mirar por la ventana y ver el futuro mientras la cortina de humo flota sobre nuestras cabezas”, dijo David Gutzler, profesor emérito que investiga climatología y meteorología en la Universidad de New Mexico.

Para comprender mejor cómo el cambio climático afecta y afectará al suroeste, ProPublica habló con tres expertos: Gutzler; Mikhail Chester, profesor de la escuela de ingeniería de la Universidad Estatal de Arizona y director del Centro Metis de Infraestructura e Ingeniería Sostenible; y Gregg Garfin, climatólogo de la Universidad de Arizona y coautor principal del capítulo Sudoeste en la Cuarta Evaluación Nacional del Clima.
Las conversaciones han sido editadas por su extensión y claridad.
Los incendios forestales están ardiendo cerca de Santa Fe, mientras que el área de Boulder, Colorado, todavía se está recuperando de un incendio que quemó un área desarrollada en pleno invierno.

¿Cuáles son las conexiones entre un clima cambiante y los incendios forestales?

Gutzler: Empeoramos los extremos. Eso es un poco diferente a decir que un incendio forestal es causado por el cambio climático. A medida que aumentan las temperaturas, es probable que los eventos extremos relacionados con las altas temperaturas se vuelvan más frecuentes y más severos.

Garfin: También hay partes de la región donde existe un vínculo entre la gravedad de los incendios y el cambio climático. La forma en que se desarrolla es que el cambio climático afecta la hidrología, por lo que conduce a una temporada de cubierta de nieve más corta, menos área cubierta de nieve, suelos que se desecan y luego la temperatura también ejerce presión sobre los árboles que secan los combustibles.

La investigación sugiere que el caudal del río Colorado se ha reducido en un 20 % este siglo. ¿Cómo podrían verse afectados los sistemas fluviales de la región por el cambio climático?

Gutzler: Deberíamos planificar para flujos disminuidos, particularmente de ríos alimentados por nieve. La nieve que hay se derrite antes y más rápido. En la cuenca del Río Grande, la capa de nieve estuvo bastante cerca de lo que la mayoría de la gente consideraría promedio en la época del pico de nieve, hace un mes y medio. Pero se ha derretido muy rápido en este clima cálido, por lo que el efecto de eso en el flujo de la corriente es que tenemos menos flujo en el río por la misma cantidad de nieve que cayó el invierno pasado.

Garfin: Estamos viendo menos área cubierta de nieve, menos agua en la capa de nieve, escorrentía temprana a fines del invierno y principios de la primavera en elevaciones inferiores a alrededor de 7,000 pies, una fracción mayor en la precipitación que recibimos como lluvia en lugar de nieve y reducción de la humedad del suelo. Todas estas cosas se combinan para reducir la eficiencia de la escorrentía.

Estamos viendo un aumento en el suministro de agua procedente de efluentes tratados que se utilizan principalmente para regar parques o campos de golf. Veremos más de nuestro suministro de agua potable proveniente de efluentes tratados.

¿Qué pasa con el impacto del cambio climático en los seres vivos?

Gutzler: El cambio en el clima está ocurriendo al mismo tiempo que los humanos afectan los ecosistemas de otras maneras que no están conectadas con el cambio climático, solo por la destrucción del hábitat y todas las demás cosas que hacen las personas para cambiar el medio ambiente. Veo el cambio climático como un estrés adicional para los ecosistemas salvajes que ya están estresados ​​por un gran número de personas que se mudan al suroeste.

Una forma de que las especies móviles se adapten al cambio climático es moverse hacia el norte. Si las personas han construido cercas o, en la frontera entre Estados Unidos y México, un muro, entonces el efecto combinado de un clima cambiante y las barreras a la migración pueden poner en peligro la salud de las especies y los ecosistemas.

¿Cómo interactúa un clima cambiante con el rápido crecimiento de la población del suroeste?

Garfin: Tenemos muchas personas que construyeron sus casas o expandieron sus pueblos en la llamada interfaz urbano-forestal, y eso pone en riesgo la infraestructura (por los incendios forestales). Además, si tenemos un incendio severo, eventualmente lloverá, ni siquiera tiene que ser una precipitación récord, y todo lo que se ha quemado encontrará su camino hacia los cursos de agua. Terminamos con flujos de escombros que pueden acabar con la infraestructura, que pueden acabar con las carreteras o que pueden terminar en embalses y aumentar la carga de sedimentos y disminuir la calidad del agua.

Chester: Ya estamos averiguando cómo lidiar con los extremos en términos de calor, monzones y sequía que están más allá de los pronósticos de la mayoría de los otros lugares en los Estados Unidos.

Ahora, te estás encontrando con la realidad de que las condiciones para las que estamos diseñando no son necesariamente con las que viviremos en el futuro.

¿Hay algún ejemplo de infraestructura que se esté acercando al punto de ruptura?

Chester: Hay muchos más apagones y caídas de tensión en el sistema eléctrico cuando hay olas de calor. Ese es el caso en cualquier parte de los EE. UU., pero ciertamente lo tienes aquí. Obtienes la inundación del sistema de aguas pluviales. Todo se rompe con más frecuencia cuando tienes temperaturas más altas. Esa es la forma más simple de verlo.

El suroeste es una región muy diversa étnicamente. ¿Cómo afecta eso el cálculo a medida que la sociedad busca soluciones?

Garfin: Si no nos ocupamos de la equidad en las soluciones climáticas, nos vamos a pegar un tiro en el pie. A través de los impactos en las comunidades vulnerables y las comunidades menos acomodadas económicamente, terminará siendo más costoso de todos modos. Las fallas anteriores fueron que los desarrollos de viviendas en las partes menos prósperas de nuestras ciudades generalmente carecían de los tipos de paisajismo que reducirían el efecto de isla de calor y absorberían más aguas pluviales, por lo que sabemos eso ahora y sabemos que no lo hemos hecho bien.

El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático publicó informes este año que venían con una advertencia: es probable que no alcancemos el objetivo del Acuerdo de París de limitar el calentamiento a 2,7 grados Fahrenheit. ¿Qué significa eso para el suroeste?
Gutzler: Lo estamos viviendo este año. Puede tomar una sequía extrema del tipo que estamos experimentando ahora y la forma en que ha impactado el medio ambiente, el suministro de agua en todos los ámbitos. Es la dirección en la que se dirige el suroeste a menos que hagamos algo al respecto.

Garfin: Ya tenemos calor amplificado en nuestras ciudades por el efecto de isla de calor urbano, por el simple cambio de la vegetación natural al entorno construido. A medida que aumenta la temperatura de fondo, los efectos que vemos en nuestras ciudades, Phoenix, Tucson, Las Vegas, más personas están expuestas a los efectos del calor extremo en la salud pública. En lugares como Tucson o Las Cruces, nuestro futuro podría parecerse a Phoenix, y el futuro de Phoenix podría parecerse a las ciudades del Medio Oriente. Se proyecta una disminución continua de la capa de nieve, tal vez flujos más altos extremos, pero más días con flujos muy bajos. Eso conduce a un suministro de agua superficial mucho menos confiable.

¿Hay ejemplos de pasos que se están tomando en la región para abordar el cambio climático a través de la mitigación o la adaptación?

Garfin: Si observamos algunos de los planes más progresivos, como el Plan de Adaptación y Acción Climática de Flagstaff, están haciendo un par de cosas en términos de incendios forestales. Uno insiste a través de su política pública en que hay más espacio defendible alrededor de las casas y otras estructuras que se encuentran en la interfaz urbano-forestal. también los residentes votaron abrumadoramente para pagar impuestos y para pagar los tratamientos forestales para reducir el riesgo de incendios realmente severos.

Chester: Tiene que haber un reajuste de cómo utilizamos la infraestructura ecológica. .Va a tener fallas a pequeña escala. Puede tener sentido permitir que esas fallas sucedan.

¿Por qué el segundo estado más seco rechaza la conservación del agua?

No estoy sugiriendo que permitamos la pérdida de vidas. No estoy sugiriendo que permitamos grandes daños económicos. Entonces, un gran ejemplo aquí a prueba de fallas es Indian Bend Wash en Scottsdale. Hemos dicho que cuando lleguen las lluvias monzónicas, vamos a permitir que un río gigante se mueva a través del agua, y podría acabar con los campos de golf, las ciclovías, el frisbee golf, el parque para perros. El costo de reemplazarlo es bastante bajo, pero el beneficio que obtenemos es enorme. El beneficio es social. El beneficio es ecológico; hay mucha infraestructura verde allí. También el beneficio de la atenuación de aguas pluviales.

¿Qué le depara el futuro al suroeste?

Chester: El problema, como ingeniero que estudia infraestructura, es la rigidez de todo lo que hemos construido. Durante el siglo pasado, nos salimos con la nuestra con estas suposiciones de diseño de que las cosas pueden ser rígidas, pueden basarse en un futuro que es en gran medida predecible. Aquí estamos en el futuro diciendo que ese no parece ser el caso. Necesitamos mucha flexibilidad.

Gutzler: En última instancia, la energía del carbono será reemplazada por motivos puramente económicos por energías renovables, por lo que hay esperanza. Pero el Sudoeste inevitablemente se convertirá en un lugar más cálido y seco de lo que es ahora, con enormes presiones sobre las sociedades humanas y los ecosistemas salvajes. Eso es lo que nos espera, así que mejor nos adaptamos a él de la manera más inteligente posible.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: