fbpx

Estrenan casas en Columbus

Por Kara Naber 

En 2008, cuando el colapso financiero condujo a la crisis de la vivienda, todos miramos con horror como miles de familias perdieron sus hogares. Los afortunados se fueron a vivir con familiares o amigos, mientras que otros fueron forzados a refugios para personas sin hogar o sus automóviles.

Por el contrario, la Corporación de Vivienda Tierra del Sol, una corporación regional de desarrollo de vivienda comunitaria, ha estado ayudando a personas de bajos ingresos a ingresar a una casa y permanecer allí durante 45 años.

“La organización se formó para ayudar a los trabajadores agrícolas en el área, para asegurarse de que tenían un lugar estable para vivir”, dijo la directora ejecutiva, Rose García. “Pudimos desarrollar un programa de vivienda de autoayuda donde organizamos a las familias en grupos de trabajo y ayudan a construir las casas de los demás”.

Los participantes del programa deben proporcionar 1,200 horas de trabajo voluntario para construir sus hogares y ayudar a otros participantes con los suyos. Las horas de voluntariado representan aproximadamente el 65% de la mano de obra y el resto, incluida la plomería y el cableado eléctrico, lo realizan contratistas con licencia.

En un sábado reciente, Tierra del Sol organizó una jornada de puertas abiertas para tres familias en Columbus, Nuevo México, para celebrar las nuevas viviendas que acaban de terminar de construir. Todos ellos son compradores de vivienda por primera vez y ninguno imaginó que alguna vez pudieran comprar una casa nueva.

Velia Borunda, explicó que ella y su esposo habían pensado en una opción más probable. “Estábamos pensando en comprar un terreno y un viejo remolque, luego arreglarlo, como la mayoría de la gente aquí”. Pero luego surgió esta oportunidad. “Desafortunadamente, su esposo no vivió para disfrutar del nuevo hogar donde ahora Borunda vive como madre soltera con sus tres hijos.

El programa de autoayuda es financiado a través del Desarrollo Rural del USDA. Ofrece hipotecas parcialmente subsidiadas a 30 años para solicitantes de bajos ingresos, pagos manejables y una red de seguridad para emergencias.

“Los pagos son lo suficientemente bajos como para compararlos con un alquiler”, dijo Borunda. “El programa está destinado a ayudarnos a obtener y mantener nuestro hogar. Sus pagos se ajustan a sus ingresos. Si alguien se enferma o es despedido, podemos comunicarnos con ellos y decirles ‘No voy a poder hacer mi pago’ y pueden ayudarnos “.

Durante la jornada de puertas abiertas, los nuevos propietarios, Lorena y Bacilio Madrid; Miguel Cabral, Anna Domínguez y sus tres hijos y Borunda con sus tres hijas abrieron sus casas a amigos, familiares y al público para ayudarlos a celebrar.

Anna Domínguez, de pie en su brillante cocina nueva, todavía parecía estar en un estado de incredulidad cuando dijo: “Es algo que pensamos que no iba a suceder. Gracias a Dios que se hizo realidad “.

A %d blogueros les gusta esto: