fbpx

EL VICEGOBERNADOR PUEDE MARCAR LA DIFERENCIA

 

El pasado octubre anuncié mi candidatura para vicegobernador (lieutenant governor en inglés) por el partido demócrata. En los meses transcurridos desde entonces me han preguntado muchas veces: “¿Qué hace el Teniente Gobernador?”

El Vicegobernador tiene una carga de trabajo compleja basada en una combinación de responsabilidades estatutarias, dentro del poder ejecutivo e iniciativa personal.

Las responsabilidades estatutarias son claras. El vicegobernador se desempeña como presidente del Senado, ocupa ocho juntas y comisiones, y ha sido designado como el “defensor del pueblo de Nuevo México”. Además, el vicegobernador asume el cargo de jefe ejecutivo del estado cuando el gobernador está fuera del estado o el puesto queda vacante.

Servir como presidente del Senado no es lo mismo que ser un legislador electo. El presidente del Senado no forma parte de ningún comité legislativo, no presenta legislación ni vota, salvo para romper un empate. En cambio, el vicegobernador se asegura de que los procedimientos del Senado se desarrollen sin problemas y de que todos los miembros sean tratados con respeto. Si bien el papel puede verse como ceremonial en gran medida, proporciona una conexión personal entre los legisladores y la oficina del gobernador que podría ser valiosa en cuestiones críticas.

De manera similar, la participación en el funcionamiento de juntas y comités específicos permite una coordinación más estrecha entre esos grupos y el director ejecutivo del estado. Estoy especialmente interesado en la Autoridad Fronteriza de Nuevo México, debido a su impacto en el comercio internacional; la Autoridad de Puerto Espacial de Nuevo México debido a su potencial económico a largo plazo y la Autoridad de Financiamiento Hipotecario debido a su papel en el desarrollo comunitario y viviendas asequibles.

Además de estos tres, el vicegobernador -o un representante- también sirve en la Junta Estatal de Finanzas, el Consejo de Desarrollo Comunitario, la Comisión de Planificación de Base Militar, la Alianza Juvenil de Nuevo México y el Gabinete de Niños de Nuevo México. Todos brindan a las entidades interesadas la oportunidad de desarrollar respuestas coordinadas a problemas públicos críticos, monitorear cambios e intercambiar información esencial.

Aunque el papel del Defensor del Pueblo no está definido, esta designación proporciona al vicegobernador un mandato claro para abrir las comunicaciones entre el gobierno estatal y el público. Con esto en mente, he sugerido que la oficina fomente la participación pública de todas las agencias estatales, restablezca el valor del respeto mutuo y sirva como incubadora de soluciones a problemas de justicia social y ambiental.

Yendo más allá de las responsabilidades legales, he propuesto el establecimiento de un Centro de Excelencia dentro de la oficina del vicegobernador. Como recurso de gestión fuera de la jerarquía tradicional del gobierno, el centro estaría bien posicionado para promover la ética, facilitar las evaluaciones operativas y ayudar a diseñar nuevas iniciativas, todas dentro de la rama ejecutiva.

Y finalmente, creo que el vicegobernador puede hacer que un buen gobernador sea grandioso. Cada uno fue elegido de forma independiente para servir. Eso significa que los dos representan conjuntos de ideas y valores potencialmente diferentes. Un intercambio sincero basado en estas diferencias puede fortalecer la agenda del gobernador, generar nuevas ideas y ampliar el apoyo público.

Por ejemplo, creo que el gobierno estatal debe transformarse para mejorar las condiciones de vida y ampliar las oportunidades para todos los nuevomexicanos. La educación pública, el cuidado de la salud, la infraestructura, el medio ambiente y el desarrollo económico son preocupaciones comunes en las elecciones de 2018. Soy el único candidato que insiste en avanzar en todos los frentes al mismo tiempo y de manera coordinada. Esa distinción es lo que aportaría a las discusiones con el gobernador.

Los deberes del vicegobernador se basan en obligaciones legales pero con una cantidad inusual de independencia. La posición puede marcar una diferencia real, pero requiere un auto arranque creativo dedicado al servicio público. Es por eso que el vicegobernador es importante y por lo qué me postulo para el puesto.

A %d blogueros les gusta esto: