Cortesia

Cortesia

Charlie Crowder murió el 7 de agosto a los 86 años

Por Ari Goldstein

Fue el visionario que concibió la comunidad industrial binacional de Santa Teresa-San Jerónimo, incluyendo el cruce fronterizo.

Hace más de cinco décadas, Crowder tuvo la visión de crear una comunidad industrial y de negocios en medio del desierto.

En 1964 el desarrollador conoció al presidente mexicano Adolfo López Mateos y decidió que los 60 mil acres de tierras desérticas serían el lugar ideal para una comunidad industrial modelo con vivienda funcional para los trabajadores mexicanos. El plan le ofrecería a Nuevo México un largamente esperado cruce fronterizo con el estado de Chihuahua, potenciando el comercio internacional.

Aunque en su afán por desarrollar el cruce fronterizo entre Nuevo México y Chihuahua terminó perdiendo el control del negocio, el legado queda presente en 80 plantas industriales, 4 mil trabajadores y la inversión por más de 700 millones de dólares en la región.

Actualmente plantas industriales como Foxconn realizan operaciones industriales en San Jerónimo –el lado mexicano de la frontera– y las envían a Estados Unidos a través de Santa Teresa, en maquiladoras que están construidas en ambos países.

También Santa Teresa se han convertido en un centro de distribución muy importante de la empresa ferroviaria Union Pacific.

El concepto fue una idea de Charlie Crowder, quien no lo pudo concretar personalmente.

Historia de intercambios

Nativo de Omaha, Crowder fue el menor de diez hijos de una familia dedicada a labores agrícolas. Siendo adolescente llegó a Nuevo México para trabajar en el campo, antes de ser enlistado en el ejército estadounidense.

Una vez concluido su servicio militar, el empresario comenzó a negociar e intercambiar tierras con el Gobierno federal hasta que en la década de 1970 logró obtener 7 mil acres (2832.8 hectáreas en Santa Teresa.

Fue entonces que convenció al golfista paseño Lee Treviño y a otros inversionistas de crear el campo de golf con un fraccionamiento en esta zona del Condado de Doña Ana limítrofe con Texas y Chihuahua.

Posteriormente prosiguió con sus planes y estableció el Parque Industrial de Santa Teresa en 21 mil acres (8 mil 498 hectáreas) que obtuvo a través de otro intercambio con la Federación.

El desarrollo tuvo un fuerte impacto financiero, al grado que llegó a deber 21 millones de dólares y a retrasarse en sus pagos. Al final perdió parte de sus propiedades, de la misma manera que el Gobierno federal le expropió la tierra en la cual se asienta el puerto fronterizo de Santa Teresa.

En sus últimos días, Charlie Crowder vivió en su casa ubicada en la zona Sur de Nuevo México, de donde fue llevado hace unos días a un hospital de El Paso tras fracturarse la cadera, accidente que precipitó su muerte.

A %d blogueros les gusta esto: