fbpx

Energía en la frontera

Por Jerry Pacheco

En el último mes mi equipo asistió a dos ferias comerciales importantes en Juárez, México.  Juarez Border Market Tech, en su versión inaugural, se llevó a cabo el 20 y 21 de septiembre y presentó a empresas de alta tecnología, empresarios y presentadores de conferencias que se especializan en diversos campos de alta tecnología y ciberespacio. La exposición Expo MRO, ahora en su octavo año, ha crecido de un puñado de compañías a más de 230 expositores y miles de asistentes. Ambas se llevaron a cabo en el centro de convenciones Cuatro Siglos en el noreste de Juárez.
Me encanta ir a ferias comerciales en México para ver tendencias en la industria, nuevas compañías que intentan ingresar a la región fronteriza, compañías familiares con las que he tratado en el pasado y amigos con los que solo puedo interactuar esporádicamente. Sin embargo, estos programas también me dan energía por el talento juvenil que se muestra y por qué es fundamental que aprovechemos este elemento para el avance de las economías de los Estados Unidos y México.
En ambas vi una tecnología aplicada a la industria que habría sido inimaginable hace unos años. La “Internet industrial de las cosas” es un término que se aplica a los procesos de valor agregado y fabricación. Se caracteriza por la interconexión de los sistemas a lo largo del proceso de fabricación y el uso de sensores y la nube para capturar información para un análisis y mejora continuos. El alcance de cómo la fabricación se está convirtiendo en alta tecnología y automatizada me recuerda a las películas de ciencia ficción y James Bond de los años sesenta que predijeron el futuro.
En la Juárez Border Market Tech, me detuve en un puesto de lo que parecían ser adolescentes que escribieron el código y crearon videojuegos de acción. Se enorgullecieron de demostrar sus juegos y de explicar el proceso en el que se desarrollaron. Su desafío inmediato fue encontrar capital para comercializar sus productos. Hablamos sobre startups, capital de riesgo y contactos en industrias competitivas. Cuando dejé su puesto, me sentí avergonzado de que, a su edad, mi enfoque era perseguir a las chicas y tocar la guitarra.
En la Expo MRO, me presentaron a un joven menor de 30 años, que había construido un modelo a escala de un robot que había diseñado para la industria de la construcción. Este robot tenía extrañas ruedas omnidireccionales que movían el cuerpo, y un brazo largo en el que se podían montar varios accesorios. El joven me explicó que el robot de tamaño completo podría programarse para realizar tareas de construcción como la construcción de muros de roca, cimientos y la construcción de muros reales para casas. Esto fue esclarecedor porque me di cuenta de cómo esta tecnología podría ayudar enormemente a los desarrolladores en áreas donde la mano de obra es escasa o inestable. También fue aterrador porque este tipo de tecnología podría reemplazar una gran cantidad de mano de obra en la construcción.
También me detuve en el stand de mi amigo, que fabrica máquinas de impresión 3D. He visitado su planta de producción en Juárez y él me ha demostrado cómo estas máquinas pueden producir todo, desde aretes hasta componentes plásticos industriales. Las máquinas que está produciendo se vendían por $ 30,000 hace unos años. Ahora, él está desarrollando unidades que pueden ser compradas por cualquiera por 3,000 dólares.
Me cautivó con historias de la futura industria de la confección en la que se pueden insertar las medidas de una persona en una impresora 3D que puede producir todo, desde pantalones hasta zapatos. Imagina el futuro. Vas de compras a un centro comercial y te detienes en una zapatería para comprar zapatos personalizados para cada matiz de tus pies. Se toman sus medidas, se introducen en la máquina y se va a comer. En una hora, vuelve a descubrir que la impresora 3D ha hecho rápidamente sus zapatos exactamente según sus especificaciones. La misma tecnología se puede utilizar para personalizar todo tipo de ropa. Esto tiene el poder de cambiar el comercio minorista y la industria en línea.
Cada día que volvía a casa de ambos shows, se me ocurrió cuánto talento, especialmente el talento joven, existe en México. Este talento tiene hambre de asociarse con los empresarios estadounidenses y las empresas que los necesitan. En lugar de desalentar a este talento de venir a los EE. UU., deberíamos utilizarlo para que nuestra región de América del Norte sea más competitiva frente al resto del mundo. Los colegios y universidades de los EE. UU. deben reclutar activamente a estos jóvenes genios y empresarios, y hacer que su ingenio cree las industrias y los empleos del futuro que aún no existen. No estoy abogando por que este talento sustituya a nuestro talento en los EE. UU., sino que lo complemente. A medida que nuestra población envejece, la energía y creatividad juvenil demostrada en estas ferias comerciales por los jóvenes mexicanos puede ser un componente vital para estimular la creatividad en los EE. UU.
Ahora que se han realizado las renegociaciones del TLCAN, existe la necesidad de arreglar nuestro sistema de inmigración para que podamos reclutar y retener talento no solo de México, sino del resto del mundo. Nuestra grandeza económica a lo largo de los años se ha basado en parte en atraer talento del resto del mundo. Tenemos que asegurarnos de que esto sea parte de nuestra estrategia hacia adelante.
A %d blogueros les gusta esto: