Arrestos en incendio fatal

Jocelyn Ontiveros, la mujer acusada, quería que la madre de la niña fuera “asesinada” porque la madre de la niña estaba en una relación con su novio. Hoy enfrenta ocho cargos por incendio provocado, abuso de un niño que resulta en muerte y la manipulación de pruebas. La policía acusa a Ontiveros de prender fuego a la casa móvil en 108 Mesquite Drive el 13 de diciembre de 2018.

El incendio cobró la vida de Marisa Muñoz, de 8 años, otros dos niños, Julian Duron Jr. y Jasmine Valenzuela, sufrieron heridas por quemaduras y fueron trasladados a un centro de quemaduras en Lubbock, Texas, para recibir tratamiento. Los otros dos niños menores en la casa, Desiree Ortega y Jonathan Alvarado, fueron trasladados a hospitales locales para recibir tratamiento. Las cuatro víctimas adultas, identificadas como Miriam Higadera, Naomi Higadera, Felipe Higadera y Eric Sifuentes, también fueron atendidas en hospitales locales.

Antecedentes

La investigación determinó que el incendio en la casa móvil no fue causado por causas eléctricas, mecánicas, naturales o accidentales, sino que fue provocado intencionalmente en un automóvil estacionado frente a la casa móvil. También se descubrió que se había cortado una cerca de alambre detrás de la residencia en 108 Mesquite Drive y parecía que alguien había entrado a través de esa abertura. Allí se encontraron huellas y vidrios rotos.

Más tarde, los investigadores se enteraron de que, antes del incendio, Jonathan Alvarado y Jocelyn Ontiveros, quienes eran novios tuvieron una disputa doméstica el 10 de diciembre. La pelea resultó en la detención de Alvarado. Ontiveros le dijo a la policía que había estado en una relación con Alvarado durante aproximadamente cuatro años.

Triángulo amoroso

Cuando los novios discutieron, afirmó Ontiveros, Alvarado tomó su bolsa y le robó alrededor de $500 dólares, su tarjeta EBT y su tarjeta de débito y luego escapó. Ella creía que Alvarado se había ido para estar con Miriam Higadera. Durante la investigación sobre Jonathan Alvarado, se descubrió que Alvarado también estaba en relación con Miriam Higadera y que ambos tenían un niño de 10 meses juntos. Durante su pelea con Jonathan Alvarado, Jocelyn Ontiveros supuestamente “amenazó con violencia física contra Miriam Higadera, diciéndole a Alvarado que quería que mataran a Higadera”

Después del incendio mortal, las autoridades entrevistaron a Juan Carlos Holguin, a.k.a “Yogi”, quien presuntamente presenció la pelea entre Jonathan Alvarado y Jocelyn Ontiveros. Holguín dijo a los investigadores que escuchó a Ontiveros decir que “ella quería que mataran a la perra”, supuestamente refiriéndose a Miriam Higadera.

Un investigador de incendios viajó a Lubbock para hablar con el niño de 11 años quemado en el incendio. El niño le dijo que alrededor de las 2 a.m. vio a un individuo con una máscara negra de esquí “con un tanque rojo de gasolina en el exterior de la residencia” pero no alertó a sus padres porque lo que vio lo asustó, así que cerró los ojos y se fue a dormir. El niño dijo que lo despertaron gritando y que le ardía el dolor de la piel.

Luego, los investigadores entrevistaron a dos menores de 14 y 8 años de edad, que viven muy cerca de 108 Mesquite Hills Drive. Los niños de 14 y 8 años dijeron a la policía que fueron testigos de una discusión la noche del incendio y fueron testigos de que una persona desconocida vertía gasolina de una lata roja de en un automóvil negro frente al 108 Mesquite Drive.

El 16 de diciembre, los investigadores obtuvieron una orden de cateo para la casa de Jocelyn Ontiveros. Durante su ejecución, se determinó que había sido limpiada y abandonada. La mujer se había mudado inmediatamente después del incendio.

Llamadas sospechosas

Jocelyn Ontiveros hizo varias llamadas a Alvarado, quien estaba en la cárcel por la pelea Un agente escuchó las conversaciones. En dos ocasiones, Jocelyn Ontiveros le dijo a Jonathan Alvarado que alguien hizo estallar el auto de Miriam Higadera, lo que a su vez provocó que la casa se incendiara”, señaló. Los detalles del incendio no habían sido revelados a los medios de comunicación, por lo que no había forma de que Ontiveros pudiera saber que el incendio comenzó con el auto y luego se extendió a la casa.

Después de mudarse Jocelyn Ontiveros se mudó a la residencia de su madre donde los investigadores obtuvieron una orden de cateo. Durante la ejecución de la orden de registro, se ubicó una mochila negra y encontraron cerillos, butano y otros artículos dentro de la mochila. También encontraron varias sudaderas y zapatos negros con olor a gasolina dentro de la casa.

Hoy Jocelyn Ontiveros y Juan Carlos Holguín están presos sin fianza a la espera de sus respectivos juicios que incluyen la muerte de una niña de tan solo 8 años.

A %d blogueros les gusta esto: