26 años después

De 1991 a 1994, trabajé en la Ciudad de México como Director de la oficina comercial / turística de Nuevo México en México. Este fue el período en que los tres países negociaron y promulgaron formalmente el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) el 1 de enero de 1994. Los ex patriotas estadounidenses, como yo mismo, formaron un grupo ad hoc para presionar al gobierno mexicano ya los responsables de la formulación de políticas de EE. UU. favor de aprobar el TLCAN. Recuerdo estar en la Embajada de los Estados Unidos en la Ciudad de México, con otros compatriotas, comiendo bocadillos y bebiendo cerveza mientras observaba el debate en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos y luego voté a favor del acuerdo. Fue un momento emocionante para participar en el ámbito del comercio internacional, y agradecí ser testigo directo de la creación del TLCAN.

Veinticinco años más tarde, como diría Yogi Berra, “es déjà vu de nuevo”. El 26 de junio, la Dra. Luz María de la Mora Sánchez, subsecretaria de Comercio Exterior de México, visitó la región de El Paso / Juárez para hablar sobre El comercio de América del Norte y la importancia de que EE. UU. Apruebe el acuerdo revisado del TLCAN que se denomina Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USMCA). Tuve la oportunidad de reunirme con De la Mora Sánchez y discutir oportunidades para mejorar el comercio entre los EE. UU. Y México. Como con la mayoría de los diplomáticos mexicanos con los que he tratado, De la Mora Sánchez es extremadamente educada (PhD de Yale), pulida y muy encantadora.

Ella habló del desafío de México de cerrar la brecha económica entre los estados más pobres del sur de México y los más ricos en el norte. También habló sobre cómo la Administración Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha encabezado la aprobación de las reformas laborales en México, que, aunque un cambio de dirección de 180 grados, tomará tiempo para ver los efectos. Destacó que AMLO había aumentado el salario mínimo a lo largo de la frontera en un 100 por ciento, y esto no había afectado la inflación, como algunas personas temían que lo hiciera.

Según el nuevo USMCA, De la Mora Sánchez fue un cabildero muy eficaz para su ratificación por el Congreso de los Estados Unidos. Se refirió al TLCAN como “transformador” para México, y una herramienta que utilizó su país para mejorar su desarrollo económico. En la actualidad, el 78 por ciento de la economía de México se basa en el comercio exterior, a diferencia del 64 por ciento en Canadá y el 28 por ciento en los Estados Unidos. Hoy, México es el octavo exportador y el noveno importador más grande del mundo. Más de $ 540 mil millones en inversión extranjera directa se han inyectado en México desde 1999, uno de los mayores totales para una economía emergente. En la actualidad, México tiene 13 acuerdos de libre comercio con 50 países diferentes.

De la Mora Sánchez defendió que México y los Estados Unidos son parte de una plataforma de producción, y que el TLCAN ha ayudado a integrar las economías. El comercio entre los EE. UU. Y México es siete veces más grande que antes del TLCAN. Los Estados Unidos exportan más de $ 265 mil millones a México. Nuestro vecino del sur se ha convertido en el tercer socio comercial más grande para los Estados Unidos durante el período del TLCAN, comprando el 16 por ciento de las exportaciones mundiales totales de los Estados Unidos. Se generan más de $ 1.7 mil millones de dólares entre Estados Unidos y México diariamente. Tenga en cuenta que durante los primeros seis meses de 2019, México fue el mayor socio comercial de los EE. UU., Debido a la actual guerra comercial entre EE. UU. Y China.

Aproximadamente el 40 por ciento del contenido de productos mexicanos exportados a los EE. UU. Son de origen estadounidense (es decir, plástico, acero y componentes electrónicos de EE. UU.). En base a esto, De la Mora hizo un punto interesante cuando dijo: “Cuando México exporta, Estados Unidos también exporta”. México es el segundo mayor comprador de productos agrícolas de Estados Unidos y el mayor proveedor de estos productos a los Estados Unidos. Exportaciones a México representa el 38 por ciento del comercio internacional de Nuevo México y el 34.2 por ciento de los de Texas, el porcentaje más alto de todos los estados de los Estados Unidos.

El congreso de México aprobó el nuevo USMCA el 19 de junio. De la Mora Sánchez dijo que México comprende las preocupaciones de muchos responsables de las políticas de los Estados Unidos sobre si el acuerdo protege adecuadamente los derechos laborales. Enfatizó que los elementos laborales y anticorrupción son parte de la USMCA, y que ayudarán a ambos países a crear una base comercial más sólida. Sin embargo, México no quiere reabrir las negociaciones sobre la USMCA: más bien quiere explicar cómo abordará estos problemas en el futuro.

De la Mora concluyó nuestra reunión enfatizando cómo los EE. UU. Y México son buenos vecinos e importantes para las economías de los demás. Señaló que los problemas unilaterales (interpreté que esto se refiere a la amenaza más reciente de los aranceles de la Administración Trump contra México) no son útiles, y que “siempre hay problemas que tienen los amigos, pero las acciones unilaterales son una herida autoinfligida”. Ambos países ”. Ella cree firmemente que los Estados Unidos y México pueden trabajar juntos para crear soluciones efectivas para resolver nuestros problemas. Esto es lo que hacen los buenos socios. Con estos pensamientos finales de De la Mora, fui transferido de regreso a 1994.

A %d blogueros les gusta esto: