No más niños y mujeres embarazadas en régimen de “solitario” en el estado

Por Jeff Proctor, Nuevo México en profundidad

Un conjunto largamente buscado de reformas a la forma en que los funcionarios de prisiones de Nuevo México utilizan la reclusión en aislamiento entró en vigor el 1 de julio e impiden la práctica para ciertas poblaciones y comenzando el reloj sobre lo que los defensores de los derechos civiles y los legisladores esperan que conduzca a una transparencia sin precedentes en la polémica practica en el estado.

De manera inmediata, las mujeres embarazadas y los niños ya no pueden permanecer solos y a partir de noviembre las prisiones y las cárceles de todo el estado comenzarán a informar públicamente cuántas personas permanecen en solitario. La información insuficiente ha frustrado durante años la capacidad de los legisladores y de otros para comprender la escala a la cual se utiliza el aislamiento en las cárceles y prisiones del estado.

El representante estatal Antonio “Moe” Maestas, D-Albuquerque, copatrocinador del Proyecto de Ley de la Cámara de Representantes 364 durante la sesión legislativa que concluyó en marzo, envió una carta a la administración de la gobernadora Michelle Lujan Grisham y a los funcionarios que dirigen las 33 cárceles de condados de Nuevo México, recordándoles los requisitos del nuevo estatuto.

Entre los cambios se encuentra la primera definición universal del estado para confinamiento solitario: mantener a alguien en una celda solo durante 22 horas o más al día “sin una interacción humana diaria, significativa y sostenida”.

Anteriormente, las cárceles y prisiones utilizaban un conjunto de etiquetas y estándares para clasificar el aislamiento, a menudo frustrando los esfuerzos de los legisladores y otros para formar una idea real de cómo se usaba la táctica en Nuevo México.

La medida exigía que las prisiones y las cárceles dejaran de mantener solos a los niños y las mujeres embarazadas, excepto en casos extremadamente raros, el 1 de julio. También restringe el uso de la soledad en personas que viven con enfermedades mentales a partir del 1 de julio de 2020.

Los funcionarios del Departamento de Correccionales del estado, el Centro de Detención Metropolitano en el Condado de Bernalillo y el Centro Correccional de Adultos de Santa Fe informaron a Nuevo México que no había mujeres embarazadas en ninguno de sus confinamientos cuando el proyecto se convirtió en ley. Eso significa que ninguna de las prisiones del estado o sus dos cárceles más grandes de condado tuvieron que hacer cambios para cumplir.

Lo mismo ocurre con el Departamento de Niños, Niñas y Familias, según un portavoz. Por política, ninguno de los encierros juveniles del departamento permite a los jóvenes estar en una celda durante 22 horas al día o más.

Esfuerzos de reforma similares han fracasado varias veces antes, incluso en 2017, cuando la Legislatura aprobó una medida casi idéntica a la de la entonces gobernadora Susana Martínez, quien la vetó.

El impulso por el cambio creció junto con la historia cada vez más problemática de Nuevo México con el aislamiento. Numerosos niños y personas que sufren síntomas de enfermedades mentales han resuelto sus demandas de cientos de miles, y en algunos casos millones, de dólares después de haber sido sometidos a condiciones severas de aislación.

Algunos grupos de derechos humanos consideran que la práctica es una forma de tortura. Y numerosos estudios han demostrado que el aislamiento en una celda exacerba la enfermedad mental y puede esta

puede aparecer cuando no existían síntomas antes. Los efectos pueden ser particularmente dañinos para los niños, cuyos cerebros no están completamente desarrollados.

“Todavía, hoy, no sabemos cuántas personas están sufriendo aislación en este estado”, dijo Matthew Coyte, un abogado de derechos civiles con sede en Albuquerque y ex presidente de la Asociación de Abogados de Defensa Criminal de Nuevo México que ha demandado con éxito a varias cárceles y prisiones por el uso de confinamiento solitario.

La nueva ley debería cambiar eso a partir de noviembre.

Requiere que las prisiones y cárceles administradas por el estado y el condado, además de las prisiones privadas que operan en Nuevo México, emitan informes trimestrales a diversas agencias gubernamentales que detallan cuántas personas se encuentran recluidas en régimen de aislamiento, por cuánto tiempo y planes sobre cómo se eliminará. También requiere que las prisiones privadas envíen informes trimestrales sobre los arreglos de demandas a las juntas de comisionados en los condados donde se encuentran las prisiones.

“Todos estamos ansiosos por finalmente obtener una imagen de cuántas personas están aisladas”, dijo Coyte. “La transparencia nos ayudará a abordar el problema. … Al fin, el público escuchará sobre esto, y creo que se sorprenderán por los números. La esperanza es que los legisladores se den cuenta del alcance de esto y hagan más para abordarlo. Es muy importante que la Legislatura vigile esto, especialmente en los primeros años “.

Pero Maestas dijo que no hay un mecanismo para que la Legislatura revise los informes de las prisiones y las cárceles para verificar su exactitud. Eso dependerá de la administración de Lujan Grisham, dijo. “Como legislatura ciudadana, no tenemos la capacidad de verificar”, agregó.

En septiembre del 2018 el Departamento Correccional report que el 4% de los presos estaban recluídos en confnamiento solitario, sin embargo un equipo trabajando con la Asociación Americana de Libertades Civiles (ACLU) encontró que la cifra era del 9%.

“Debemos esperar reportes precisos”, dijo Maestas. Y concluyó diciendo que de esa forma podremos iniciar una conversación diferente, real, sobre esto cuando tengamos una cifra exacta y no algo estimado”.

A %d blogueros les gusta esto: