fbpx

Una visita a Juárez

A menudo me preguntan cómo es viajar a Juárez, México, a lo que voy a menudo por negocios. Muchas personas que solían viajar a través de la frontera con frecuencia ahora son reacias o tienen miedo de viajar a esta ciudad fronteriza del norte de México debido a las guerras de drogas y la violencia denunciada. Es fácil percibir a Juárez como un lugar aterrador donde pueden pasar cosas malas. Sin embargo, podemos tender a perder de vista el hecho de que esta ciudad tiene residentes que viven vidas normales y enfrentan los mismos desafíos que nosotros en el lado estadounidense de la frontera. Con el fin de brindar a las personas que no viajarán a México la oportunidad de vivirla indirectamente a través de mis visitas a Juárez, ofreceré un relato jugada por jugada de mi última visita a esa ciudad por negocios.

Salgo de mi oficina acompañado por dos de mis colegas, en dirección este, por la I-10 con la intención de tomar la rampa hacia el puente de las Américas / Córdoba, que va a Juárez desde el centro de El Paso. Olvidé que la rampa está cerrada por reparaciones, tengo que realizar una serie de movimientos redundantes en la autopista para evitar la rampa y hacer cola en la línea en el puente que se dirige a México. Las líneas hacia el sur en el lado de los EE. UU. no son demasiado largas, pero los autos comienzan a amontonarse en la parte superior del puente a medida que los autos que van por delante pasan por un semáforo en México, que indica verde (avance a su destino) o rojo (salga de la línea para inspección por funcionarios mexicanos). Afortunadamente tenemos luz verde y comenzamos a conducir hacia Juárez. En el parque, inmediatamente al sur del puente, hay varias tiendas de campaña, donde me han dicho que las familias son predominantemente mexicanas, que buscan asilo en los EE. UU. este es un nuevo desarrollo, ya que los solicitantes de asilo hacia el norte han estado dominados por personas de Centroamérica.

Conduzco a través del antiguo distrito PRONAF de Juárez hasta nuestra cita al sur de la Avenida 16 de Septiembre. El negocio está en un distrito mitad residencial / mitad comercial. El estacionamiento es escaso y tengo que estacionar a una cuadra de distancia en una calle estrecha. Muchas empresas en Juárez han instalado rejas en sus puertas delanteras, junto con un intercomunicador, para verificar que usted no esté allí para causar daño a los habitantes. Nos avisan y procedemos a nuestra reunión. Al salir, noto que las nubes se están acumulando y comienzan a preocuparse un poco. Los chaparrones pueden causar estragos en ciertos vecindarios de Juárez debido a problemas de drenaje. He visto grandes calles convertirse en lagos en muy poco tiempo.

Necesitamos parar en un supermercado para recoger algunas cosas para un evento que tendremos más adelante en el mes. Encontramos una tienda S-Mart, que es una cadena importante en el norte de México. En el interior, estamos rodeados de filas de vendedores de comida, escondidos dentro de los pasillos. Los hombres mayores juegan al ajedrez en el patio de comidas. Las familias y los compradores están en todas partes. Me encanta ir por los diferentes pasillos mirando las comidas exóticas y observando lo que la gente compra. Los olores de las tortillas recién hechas, los tacos y flautas mexicanos caseros me inundan los sentidos y las olas de gente que entra y sale. La tienda, que compite con cualquier supermercado de EE. UU., está ordenada en un sentido moderno, con atractivas secciones de productos frescos, carne, mariscos y alimentos preparados. Todo se ve delicioso y es difícil decir que no estoy en un supermercado moderno de EE. UU., salvo por los toques exclusivamente mexicanos. Mis compañeros insisten en comprar un par de órdenes de papitas (papas fritas), una con queso y especias y la otra “loco”, o cargadas de aguacates, otras verduras, crema e incluso cacahuate. Comemos mientras observamos a jóvenes rockeros, abuelas y parejas comprando en la tienda.

Salimos del supermercado para ir a casa a través del puerto de entrada de Santa Teresa, a unas 15 millas de distancia y el puerto internacional más occidental de la región metropolitana de El Paso. Esto implica tomar el Rivereño, la carretera mexicana que serpentea de este a oeste a lo largo de la orilla sur del Río Grande. Por supuesto, tomé un camino equivocado que nos lleva al sur del Rivereño, y terminamos en un modesto barrio de clase trabajadora de Juárez. Con varios giros y vueltas, encuentro mi camino de regreso al Rivereño y nos dirigimos hacia el oeste. Los cielos deciden abrirse y cae la lluvia. Para llegar al puerto de Santa Teresa, tenemos que pasar por Anapra, un suburbio pobre en el oeste de Juárez. La comunidad está construida sobre colinas, algunas con una pendiente pronunciada que hace que conducir bajo la lluvia sea aún más emocionante. Tres autos más adelante, el tráfico se detiene cuando se produce un pequeño accidente. Las partes salen de sus autos y comienzan una discusión sobre quién tuvo la culpa.

Durante unos cinco minutos, el tráfico retrocede y nos preguntamos si estallará una pelea. Finalmente, la disputa se resuelve y ambos conductores ingresan a sus vehículos y se van, aliviando el embotellamiento. Continuamos hacia el oeste cuando la lluvia comienza a golpear la carretera. Como aprendí durante mi carrera haciendo negocios en México, es mejor ser cauteloso al conducir durante mal tiempo. Las carreteras en México pueden tener caídas que acumulan agua y es fácil patinar. Llegamos al puerto de Santa Teresa y cruzamos hacia el lado estadounidense.

En el camino de regreso a la oficina, pensé en nuestro viaje, y que los mexicanos y los estadounidenses tienen mucho en común. Sí, Juárez tiene problemas importantes y las guerras de drogas, aunque no al nivel de hace 10 años, no han desaparecido. Sin embargo, las personas se acostumbran a sus circunstancias y la vida continúa. Al salir del auto miro hacia el sur. Un hermoso arcoíris está tocando a Juárez. Qué final perfecto para un gran día.

A %d blogueros les gusta esto: