¿Adónde vamos después de esto?

Si hay algo que el autoaislamiento, la cuarentena y el distanciamiento automático causados ​​por la pandemia de coronavirus deberían hacer, debemos contemplarlo. Como individuos y como país, necesitamos hacer una autoevaluación profunda de cómo llegamos aquí y cómo evitar volver a estar en esta posición. ¿Cómo queremos ser cuando salgamos al otro lado de esta crisis mundial? 

Los inversores de todo el mundo han visto a Estados Unidos como un refugio seguro y confían en nuestro sistema de gobierno, valores gubernamentales y moneda. Esta inversión extranjera en nuestro país ha aportado un capital precioso a nuestros proyectos públicos y privados. Sin embargo, también ha sido un factor para muchos estadounidenses que piden prestado demasiado dinero para artículos como automóviles, productos electrónicos de consumo o casas que no pueden pagar. Demasiados estadounidenses que sufren un impacto económico severo deberían autoevaluarse si desean ingresar a un futuro en el que continúen viviendo de un sueldo a otro, sin crear un ahorro para los tiempos difíciles. Al igual que con otras crisis, los inversores extranjeros probablemente verán a Estados Unidos como un país seguro para almacenar su riqueza. Sin embargo, si nosotros como gobierno y ciudadanos individuales continuamos gastando de más, podríamos encontrarnos en la misma posición exacta durante la próxima crisis. 

Como nación, estamos atados a una economía global en la que el comercio y el intercambio de producción nos han llevado a precios más bajos y mejores productos a través de la competencia global. Incluso los estadounidenses en el extremo inferior de los estratos económicos tienen la capacidad de comprar bienes de consumo como iPhones y televisores de pantalla grande, cuyos componentes y mano de obra se obtienen en todo el mundo. El comercio ha mejorado nuestro mundo y ha ayudado a sacar de la pobreza a millones de personas en los Estados Unidos y en todo el mundo. Sin embargo, ¿cómo nosotros, como nación, apartamos nuestros ojos de la pelota y dejamos que se produjeran tantos suministros médicos críticos, productos farmacéuticos y minerales raros en China? El gobierno de los EE. UU. debe proporcionar incentivos para que se realicen en nuestro país más de las máscaras, guantes y desinfectantes que se consideran oro durante esta crisis, para evitar la escasez que estamos experimentando actualmente. 

Y como nación, debemos aprender que la intimidación y la golpiza en otras naciones no nos sirven bien en una crisis o después de que la crisis haya terminado. Antes de que comenzara la pandemia, al ver que EE. UU. estaba luchando con varias naciones latinoamericanas y carecía de enfoque en la región, China había estado cortejando fuertemente a las naciones de esa región con préstamos e inversiones. Me molestó leer los informes de que ahora China está utilizando su producción de equipos de protección personal (EPP) de atención médica para acoger a países como Chile, Venezuela y México, que han sido sorprendidos durante la crisis. Está haciendo lo mismo en Europa del Este. 

Al poner a disposición de nuestros vecinos en América Latina EPP, productos farmacéuticos y ventiladores, China intenta hacer dos cosas. El primero es cambiar la narrativa de ser el país en el que comenzó el coronavirus (y del que intentó encubrir su gravedad), al poderoso amigo a través del Océano Pacífico que se acerca para ayudar a los amigos más pequeños mientras luchan contra esta pandemia. El segundo es estar en buenas relaciones diplomáticas con estos países, para que después de que termine la crisis, China esté en una buena posición para invertir en América Latina y Europa del Este y para que estos países compren sus productos. 

Una pandemia global es precisamente el momento en que la buena diplomacia vale la pena. Construir relaciones sólidas y confianza es fundamental para que las naciones trabajen juntas por el bienestar de sus ciudadanos. Al salir de esta crisis, nosotros como nación tenemos que reevaluar nuestro enfoque diplomático y reconstruir la confianza en el mundo. 

Finalmente, ahora no es el momento de echar la culpa en un ataque de ira. Recuerde que el mundo está mirando nuestras acciones. La forma en que manejamos la crisis revela claramente nuestras fortalezas y debilidades como nación. Discriminar a cualquiera que parezca asiático e intentar culpar a las personas de ascendencia china en los Estados Unidos por el origen de la pandemia es repugnante y descaradamente antiestadounidense. Lo que el coronavirus nos ha demostrado es que todos somos seres humanos, todos susceptibles a su horrible enfermedad. Deberíamos centrarnos en examinar nuestras deficiencias durante la crisis actual y asegurarnos de estar preparados la próxima vez que un virus nuevo amenace nuestro bienestar. 

Somos una nación orgullosa que valora nuestras tradiciones y fortalezas multiculturales. El amor, la atención, la consideración y el conocimiento nos llevarán a través de este aterrador período de la historia de los EE. UU. Cada uno de nosotros debería querer salir de esta crisis con la conciencia clara de que hicimos todo lo posible para ayudar a nuestra familia, amigos, vecinos, conciudadanos y ciudadanos extranjeros. Este es nuestro momento de brillar. No seamos la generación de estadounidenses que fracasaron durante una crisis. 

A %d blogueros les gusta esto: