Restaurar las relaciones de Estados Unidos

Por Jerry Pacheco

Director Ejecutivo de International Business Accelerator y Presidente/CEO de la Border Industrial Association

La pandemia de COVID-19, la crisis económica y un país dividido. Estos son desafíos gigantescos a los que se enfrenta el presidente electo Joe Biden mientras elabora su agenda y reúne a su equipo. Durante los últimos cuatro años e incluso desde la campaña presidencial de 2016, Donald Trump promovió de todo corazón una estrategia diplomática y aislacionista que ha afectado drásticamente las relaciones de Estados Unidos con el resto del mundo. Esto ha provocado resentimientos con los aliados tradicionales y una guerra comercial con China que ha afectado a innumerables empresas estadounidenses cuyos productos ahora están siendo arancelados en una medida en que no son competitivos en el mercado chino.

Durante la última campaña presidencial, Biden abogó por un enfoque multilateral de la diplomacia y el comercio, en casi todas las áreas, el polo opuesto de la estrategia seguida por la Administración Trump. Su elección de Antony Blinken como secretario de Estado es un mensaje contundente de que esto es exactamente lo que planea hacer su administración. Blinken es un ex subsecretario de Estado con una larga trayectoria en política exterior. Durante su carrera, ha defendido firmemente una visión del mundo de los problemas y un enfoque multilateral para resolverlos. Esto no significa que él y Biden no darán prioridad a los intereses de Estados Unidos cuando lleven a cabo la política exterior; sin embargo, ambos adoptarán el enfoque más tradicional que Estados Unidos ha adoptado desde la Segunda Guerra Mundial.
¿Y qué curso de acción tomarán Biden y su equipo con respecto a China? La gran mayoría del público estadounidense, y la industria en general, ven a China como una amenaza para nuestro bienestar y seguridad económicos. Biden necesitará la sabiduría de Salomón para mantener la presión sobre China para que opere de buena fe y emprenda un progreso significativo en temas candentes como el comercio bilateral y el cambio climático. Si bien Trump ha vilipendiado a China y ha reprendido públicamente a ese país hasta el punto de intentar calificar al COVID-19 como el “virus de China”, quienes esperan que Biden adopte un enfoque más suave hacia China pueden sorprenderse. Durante su mandato como vicepresidente, pasó mucho tiempo con el líder chino Xi Jinping discutiendo temas como el comercio y los derechos humanos. Durante la campaña presidencial, Biden llamó al líder chino Xi Jinping “un matón”. A pesar de que la retórica y el discurso duro cobran mucha importancia durante las campañas, es difícil dejar de llamar a alguien “matón”. Biden se ha promocionado a sí mismo como un negociador. En ninguna parte se necesitarán más estas habilidades que traer a China a la mesa para hacer las cosas.

En cuanto a Europa y los miembros de la Unión Europea, aliados fuertes y tradicionales de los EE. UU., Biden necesitará reparar las relaciones que fueron gravemente dañadas bajo la Administración Trump en áreas como el comercio y la cooperación contra los países renegados. Sin embargo, aquí es donde Biden puede hacer grandes avances en un período de tiempo rápido. Los líderes europeos saben lo importante que es mantener una relación sólida con EE. UU. En términos de comercio y seguridad. Trump comenzó su presidencia criticando duramente a los miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que se formó después de la Segunda Guerra Mundial para proteger la seguridad y la libertad de sus miembros, por sus contribuciones financieras a la organización. Se quejó de que Estados Unidos estaba asumiendo la mayor parte del presupuesto de la OTAN, mientras que los aliados en Europa no estaban cumpliendo con sus contribuciones acordadas previamente. Su crítica fue vista como una grieta en la alianza que, si no se repara, podría poner a los miembros en una situación peligrosa.

Tras la elección de Biden, la canciller alemana Angela Merkel declaró: “Conoce bien Alemania y Europa. Recuerdo buenos encuentros y conversaciones con él. Estados Unidos y Alemania, como parte de la Unión Europea, deben unirse para enfrentar los grandes desafíos de nuestro tiempo”. Merkel luego procedió a afirmar que Europa asumiría más responsabilidad durante la administración de Biden. Esta es una fuerte señal de que Estados Unidos puede presionar rápidamente el botón de reinicio para cambiar la dirección de las relaciones diplomáticas actualmente deterioradas con nuestros aliados europeos.

Con Rusia, Biden debe demostrar firmemente al mundo que su administración no tolerará la interferencia rusa en nuestras elecciones o democracia. Si bien Trump negó la evidencia que le presentó su equipo de seguridad nacional sobre la interferencia de Rusia en las elecciones de 2016 y sus intentos durante la campaña de 2020, Biden tiene la oportunidad de perjudicar a este y otros posibles interferentes en ese comportamiento de este tipo y que se enfrentará a fuertes sanciones económicas que tendrán un alto precio.

Finalmente, en cuanto a nuestros socios comerciales de América del Norte, de los que dependemos para competir económicamente con otras regiones del mundo, Biden debe acabar con las amenazas y el vitriolo y utilizar la diplomacia para restaurar la confianza y la cooperación. Nuestras economías integradas, fronteras compartidas, intereses de seguridad comunes y problemas de inmigración con México y Canadá son ejemplos principales de por qué las políticas unilaterales no funcionan en el mundo actual.

Tanto los mexicanos como los canadienses valoran la diplomacia con su gran vecino, y restaurarla sembrará recompensas en muchas áreas.

Si bien estos son objetivos gigantescos, Biden puede aprovechar el factor de cambio y avanzar rápidamente. Los problemas anteriores no esperan a nadie, pero Biden puede obtener algunas victorias a corto plazo si usa su experiencia y actúa estratégicamente.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: