LUCKY ROCKET ENCUENTRA SU HOGAR PARA SIEMPRE

Rocket, un husky de un año, fue entregado voluntariamente por su dueño a Control de Animales del Condado de Doña Ana. Necesitaba atención médica y, bajo el cuidado de DAC Animal Control y Calista Animal Hospital, su salud mejoró y pudo ser adoptado. Su historia tuvo un final feliz porque, a través de una asociación entre el condado de Doña Ana y Barkhouse, una organización sin fines de lucro 501c3 que rescata por reubicación, Rocket fue trasladado desde el Aeropuerto Internacional de Las Cruces a Portland, Oregon. El programa de transporte logístico de Barkhouse identifica organizaciones en todo el país que aceptan animales sanos para adopción y los transporta a ese lugar.

En el caso de Rocket, su experiencia fue “fuera de este mundo” porque encontró su hogar para siempre en Oregon y ahora tiene una familia con niños con los que puede jugar.

Para obtener más información sobre el condado de Doña Ana, visite www.donaanacounty.org.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: