El Zorro

Publicado en agosto de 2020

¿Qué pasó rrraza? El Zorro los saluda esperando que estén sanos al igual que sus parejas, hijos, tíos, sobrinos, primos, suegros, abuelas, nietos (si los hay), amigos, no-tan-amigos, vecinos, compañeros de trabajo y hasta el cartero.

Y hablando del cartero… ¿qué tal lo que hizo el amigo Trump poniendo a uno que le dio una lanota en su campaña como Mero-mero del correo? En la visión de nuestro líder supremo en la Casa Blanca, el correo no funciona como un “bisnes” (qué novedad) y pierde dinero. ¿Su solución? Poner a un amigo y darle una podadora gigante (con mango de oro) para bajar servicios y gente. Curiosamente al mismo tiempo que arma borlote con lo de no permitir el voto por correo y a menos de 100 días de la elección. Lo chistoso es que los republicanos decían que no hay que soltarle ni una peseta más al correo, pero ahora dicen que sus poblaciones rurales se quedarán casi sin servicio y que “hay-que-hacer-algo”. ¡Cómo cambia la gente cuando se lo explican un poco más lento!

Hace poco una dama desprevenida y poco informada -frunciendo el seño onda “te cache”- le preguntó a El Zorro si acaso en algún lugar del mundo se vota por correo… o más aún… por internet. Algo apenado, El Zorro tomo su esmart fon y consultó al oráculo de Google. La respuesta fue que así lo hacen en Suecia, Suiza, Australia, Estonia y hasta Canadá.

Es que las teorías de conspiraciones ponen a Fauci, Bill Gates y otros reconocidos y exitosos humanos como creadores de covid-19 o cosas parecidas, como los de la pizzería donde un alienado armado fue a liberar niños abusados y no encontró más que pepperoni algo quemado. Le llenan la cabeza a jovencitos que ya pueden comprar armas de guerra y ellos se vienen acá a matar invasores imaginarios con piel más oscura que la de su colonia. Dicen que no se dejarán reemplazar y uno pregunta: ¿Quién tiene tiempo o ganas de reemplazarlos? ¿Y quién les dijo que todo lo que hay alrededor es solamente de ellos y no de todos? Ya no se puede ir ni a un Walmart sin que le apunten, o sin discutir si se deben poner algo en la boca para no contagiar a los demás. Mientras que algunos dicen que todo es una mentira que tiene que ver con la elección tenemos un cuarto de todos los casos del virus del mundo y hay quien quiere mandar a los esqüincles a las escuelas así se contagian y nos traen el virus a casa. A ver: ¿Qué hacemos si se enferma el maestro?

Vamos a ponernos de acuerdo un poquito por lo menos. En esto del virus, elecciones y economía no hay una respuesta “bonita” que nos deje a todos contentos. A El Zorro le parece que por no hacer las cosas bien y por completo es que el fantasma de este bicho vuelve y vuelve. Le ponemos nombres de película (El enemigo Invisible), nos burlamos de los doctores y científicos, no nos ponemos máscaras y anunciamos con cara de genios que “tampoco nos vamos a poner ninguna vacuna”. Somos geniales, super-listos, insistimos que la tierra es plana y que nos envidian e invaden de todas partes. La verdad es que ni en Canadá nos permiten entrar,

El Zorro ya ni le presta atención a lo que dicen en el feisbuk, Instagram, tuiter o esnap chat… al cabo que si seguimos sin querer pensar nos sobrarán los que se ofrezcan para pensar por nosotros. ¡Aúuuuu!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: