Jerry Pacheco

Jerry Pacheco

Lista de deseos para el Año Nuevo

Por Jerry Pacheco

El otro día se me ocurrió que 2020 ha pasado tan rápido y tan lento al mismo tiempo. La pandemia de COVID-19 ha causado dolor y sufrimiento a nivel humano, económico y psíquico. Millones de personas en todo el mundo se han visto afectadas personalmente por el virus y se han cerrado empresas que nunca volverán a abrir. Sin embargo, a medida que atravesamos la temporada navideña, una temporada de fe para muchos estadounidenses, estamos viendo señales de esperanza muy esperadas. Las vacunas COVID-19 se están distribuyendo mientras hablamos con los trabajadores de atención médica y de primera línea, así como con las personas más vulnerables de nuestra sociedad.

Le digo a mi personal que la pandemia es un maratón, del cual hemos corrido el 80 por ciento de la distancia con un 20 por ciento por recorrer. Para fines del primer trimestre de 2021, la gran mayoría de los ciudadanos estadounidenses tendrán la oportunidad de vacunarse. Entre ahora y entonces, no debemos bajar la guardia y dejar que el virus tome la delantera. Si podemos protegernos a nosotros mismos y a nuestras familias durante unos meses más, podemos controlar esta pandemia.

Como es habitual, he desarrollado una lista de deseos de Año Nuevo para el comercio mundial y las relaciones internacionales, gran parte de la cual involucra al presidente electo Joseph Biden y al Congreso. Primero, espero que el nuevo presidente trabaje con el Congreso para restablecer rápidamente buenas relaciones con nuestros socios comerciales. Somos un mundo interconectado en el que el comercio se utiliza para mejorar nuestras vidas; esta es una realidad. Debido a que Estados Unidos ha sido el bastión de la democracia y el libre comercio desde el final de la Segunda Guerra Mundial, debemos demostrar que somos una parte responsable de la comunidad mundial y que actuaremos y lideraremos en consecuencia.

Ahora que las elecciones han terminado, los poderes Ejecutivo y Legislativo deben informar a Rusia en términos inequívocos que Estados Unidos no apoyará a ninguna potencia extranjera que se inmiscuya en nuestras elecciones. Un adversario como Rusia aprovecha y fomenta la división que estamos experimentando en este país para su propio beneficio. Un mensaje contundente a Rusia podría incluir sanciones económicas y acciones que perjudicarán a ese país si se comporta mal en el futuro.

Espero que el presidente electo Joe Biden y el Congreso mantengan la presión sobre China para que juegue limpio en términos de comercio internacional, mientras se aseguran de que las empresas estadounidenses no queden atrapadas innecesariamente en el fuego cruzado de la guerra comercial y sufran daños. Con China, no se trata simplemente de llegar a un acuerdo, patear el balón y declarar la victoria. Más bien, es un proceso complicado para garantizar que China se adhiera a sus compromisos y no solo esperar hasta que el sentimiento o la política cambien en los EE. UU. y que se alineen mejor en su beneficio. Una combinación de tarifas, negociaciones y verificación son parte de este proceso.

Los sistemas de inmigración y amnistía quebrados en los EE. UU. necesitan ser arreglados; ya es hora. El Congreso y el presidente no deben seguir pateando el tema hacia adelante. Estados Unidos tiene la oportunidad de atraer a los mejores talentos del mundo en áreas como ciencia, electrónica, matemáticas y espacio. Nuestro anticuado sistema de visas nos impide retener el talento que obtuvo su educación en los EE. UU. y atraer a personas que traerían su talento a empresas estadounidenses que lo necesitan desesperadamente para competir en el mercado global.

Del mismo modo, no podemos tener un sistema de amnistía que literalmente aliente a miles de migrantes, algunos de los cuales escapan de la persecución y la violencia, mientras que otros son refugiados económicos, a inundar nuestros puertos de entrada y ralentizar el comercio transfronterizo. No debería ser el caso en el que un solicitante simplemente tiene que poner un pie en suelo estadounidense para poder solicitar la amnistía. Desarrollar un sistema para que hagan esto a través de una embajada o consulado de los Estados Unidos en su país de origen evitaría estos aumentos repentinos en la frontera. Estados Unidos debe seguir siendo una nación compasiva y considerar una amnistía para los inmigrantes caso por caso. Sin embargo, los procedimientos deben revisarse a fondo para evitar cierres en la frontera mientras los funcionarios federales se enfrentan a oleadas de inmigrantes que intentan desesperadamente ingresar a los EE. UU.

Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA): es hora de que el Congreso y el presidente demuestren liderazgo en la resolución de este problema para las aproximadamente 700,000 personas con estatus DACA que fueron traídas a los Estados Unidos en condición de indocumentados. Muchos nunca han conocido sus países de origen y se han asimilado completamente como estadounidenses. Sin embargo, continúan viviendo en el limbo por algo que no fue su culpa.

Debemos darnos cuenta de que, si bien es ante todo una prioridad vacunar a los estadounidenses contra el COVID-19, también debemos ser líderes en ayudar a los países menos afortunados a vacunar a sus ciudadanos. Esto no solo es bueno desde un punto de vista humanitario, sino que también ayuda a proteger a los estadounidenses del virus si entran en contacto con personas de estos países.

Finalmente, deseo que el gobierno de los Estados Unidos utilice todos los métodos y tecnologías posibles para reunir a los niños indocumentados que fueron separados y encarcelados por separado de sus familias con sus padres, muchos de los cuales fueron deportados. Esto pasará a la historia como una de las acciones más oscuras que nuestro gobierno ha tomado contra las familias. Al corregir este error, podemos reanudar el camino como una nación justa, que es un faro de luz en este mundo confuso.

A %d blogueros les gusta esto: