El Zorro

¿Cómo está mi gente?… Más tranquilos con el correr de los días, espero. Los sobresaltos se van calmando y volvemos a hablar de la familia, la chamba, el vecino que pone la música fuerte o si la leche debe ser de 4%, 2%, 1% o 0…nada… nothing.

Con ganas de aventarse un licuado a la antigua: Leche, banana y azúcar. Un poquito de hielo y listo. Aún en invierno. Otra cosa que se antoja es un buen chocolate caliente (Abuelita o ‘chocomil’), ¿verdad?

Y ya para comer que tal un posole o menudito… Si tiene su receta especial o algún ‘tip’ que está en su familia desde la bisabuela no dude en mandarlo a Camino Real por ‘i-meil’. No solo lo pondremos en el periódico… también y como premio extra-super-especial podrá participar en el concurso para tener al mero El Zorro como invitado. Prometemos hacer a los ganadores famosísimos hasta los confines de la Vía Láctea, con foto y mención en el feis de esta humilde publicación. Si la pandemia nos obliga a pasar con la olla para el ‘teik aut’, El Zorro promete ir una segunda vez cuando ya se pueda… con otra olla (mientras no pique mucho).

Cambiando de tema. Si conoce a alguien que mire feo a la vacuna llame o escribanos ‘acá. Recogeremos sin cargo todo lo que sobre sin usar. Debe haber mucha gente encendiendo velas a sus santos preferidos para que ya le llegue su turno.
A propósito… ¿ya vio que bien que anda el sitio en línea (web, internet) nuestro? Tiene todo lo que sale en la edición impresa en papel y más. Hasta puede ver al Camino Real página por página y leer cualquiera de nuestras ediciones recientes. Dése una vuelta por www.caminorealmedia.com y después me cuenta. Ahorita estamos trabajando para agregar la colección desde el primer número. Ojo que también puede darle ‘like’ en ‘Feisbuck’, vernos en Instagram y encontrarlo en Twitter. ¡Chulada de periódico donde está El Zorro!

El Zorro se muere de hablar de los políticos y el futuro del país, pero el jefe ordenó darle un respiro a nuestra gente (ya vio la tapa que se aventó) así que mordiéndonos la lengua nos esperaremos a la siguiente edición para agarrar de las greñas a más de uno. Pero no pudiendo resistir la tentación, solo les diré que esté quien esté y sea quien sea el que manda, no tenemos que olvidarnos de exigir grandeza, acabar con el egoísmo, respetar a los que saben, los mayores, los que trabajan con humidad y -sobre todo- respetarnos entre nosotros y bajarle tantito al borlote. Al cabo que cada vez que se discute se está hablando de gente de carne y hueso, con sentimientos y miedo por su familia, su salud y por si mismo. Ya estuvo con los ladridos entre humanos. Hay mucho que hacer y ya es tiempo de volver a hablar entre nosotros con mejores modales.

Hasta la próxima mai frends… Auuuuu…

A %d blogueros les gusta esto: