fbpx

¡Insólito!

Una granja en medio de aeropuerto de Japón

Publicado en septiembre de 2020

La familia de Takao Shito ha estado cultivando verduras en la misma granja durante más de 100 años. Su abuelo y su padre siguieron el mismo camino. La granja era parte de una aldea rodeada de campos abiertos, pero hoy se encuentra en el medio del Aeropuerto de Narita, el segundo más grande de Japón.

Los jets pasan las 24 horas del día y su único camino es a través de túneles subterráneos. Takao Shito ha luchado por conservar su granja por más de dos décadas. Hasta rechazó una oferta de más de USD 1.7 millones por su tierra. La mayoría de los otros agricultores habían sido convencidos de vender sus tierras, pero él aseguró que no cedería. Cuando era niño y el viejo granjero falleció a los 84 años, dejó su trabajo en de restaurantes y regresó a la granja familiar. Desde entonces ha estado involucrado en batallas legales para evitar que las autoridades lo expulsen por la fuerza de la tierra que su padre ha estado cultivando por más de 100 años. Su lucha se ha convertido en un símbolo de los derechos civiles y cientos de voluntarios y activistas se han unido para apoyarlo a lo largo de los años. «Me ofrecieron un acuerdo con la condición de que dejara mi granja», dijo. “Ofrecieron 180 millones de yenes (USD 1.687.320). Eso equivale a 150 años del salario de un agricultor. No me interesa el dinero, quiero seguir cultivando. Nunca consideré irme».

El aeropuerto de Narita es la principal puerta de entrada internacional de Tokio, y maneja alrededor de 40 millones de pasajeros y 250.000 vuelos al año. Se suponía que su segunda pista pasaría por la tierra de Takao Shito, pero debido a los problemas legales, ahora básicamente la rodea. El aeropuerto ha estado comprando tierras de otros agricultores menos obstinados, pero Shito sigue siendo una espina en su costado.

Un Tribunal Local dictó una decisión que permitía a ejecución obligatoria de las tierras en diciembre de 2018, pero al día siguiente él ganó otra demanda que ordenó la detención temporal del proceso hasta que comenzó el juicio en el Tribunal Superior de Tokio. El hombre todavía se ocupa de su granja orgánica en el medio del aeropuerto y vende productos frescos a unos 400 clientes. La pandemia de Covid-19 no lo ha afectado. La caída del tráfico aéreo ha hecho que el aire esté más limpio y su hogar más silencioso.

A %d blogueros les gusta esto: