Asesino de policía de NM tenía amplio historial delictivo

Había sido acusado de posesión de estupefacientes, entre ellos cocaína y metanfetaminas

El sospechoso de dar muerte a un agente de la Policía Estatal de Nuevo México (NMSP), de huir y disparar contra otros oficiales hasta ser abatido, fue identificado como Omar Félix Cueva, quien contaba con un amplio historial delictivo, trascendió.

En conferencia de prensa NMSP afirmó que el oficial Darian Jarrott asistía en una investigación federal de narcotráfico donde Cueva era sospechoso, y se sabía que iría a la ciudad de Las Cruces, Nuevo México con el fin de concretar una operación de venta de drogas. Sin embargo, lo que empezó como una detención vial se convirtió en un tiroteo donde el agente estatal Jarrott fue herido de muerte por Félix Cueva, tras una persecución por la Interestatal 10.

Justo cuando su vehículo fue forzado a detener la marcha, el sospechoso disparó de nuevo contra agentes de la ley quienes respondieron la agresión y le impactaron mortalmente.
Cueva, que vivía en el área de Deming, no tiene antecedentes penales en Nuevo México, pero sí en otros estados. El teniente Mark Soriano, portavoz de NMSP, dijo que en California el sospechoso tenía un largo expediente delictivo. Cueva había sido acusado dos veces de posesión e importación de una sustancia controlada (cocaína). Adicionalmente se le acusó en tres diferentes procesos de expedir un cheque falso y de robo, todos estos cargos se presentaron entre los años 2000 y 2010, en la región Sur de California.

Armado y peligroso

Alrededor de las 12:30 del jueves 4 de febrero, en la milla 101 de la I-10, a la altura de Akela, Nuevo México, Félix Cueva fue detenido por el oficial Jarrott al circular en una camioneta Chevrolet blanca, como parte de una operación conjunta de la Policía Estatal de Nuevo México y el Departamento de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI).

Precisamente un agente del HSI en el lugar, informó de la agresión de Cueva al oficial Jarrott, y alertó que había un “oficial caído”, además de proporcionar las características del vehículo y la dirección en que huyó el sospechoso.

En el reporte respecto al primer tiroteo, se sostuvo que Cueva disparó al menos un tiro que dio muerte al oficial Jarrott, antes de huir 30 millas por la I-10 y protagonizar una persecución que terminó en un nuevo enfrentamiento con desenlace fatal para el sospechoso.

Tras una persecución de casi 40 millas, cerca de Motel Avenue y Mesilla Avenue de Las Cruces, oficiales de NMSP colocaron un dispositivo para ponchar las llantas del vehículo de Cueva, quien a pesar de que sus llantas delanteras estaban destrozadas, siguió su camino.

Fue entonces que un oficial de la Policía de Las Cruces (LCPD) impactó la camioneta en fuga para forzar a que se detuviera, pero Félix Cueva saltó de su asiento y disparó al ocupante de la patrulla desde menos de 6 pies de distancia. Una maniobra evasiva del agente de LCPD le salvó la vida, así como la respuesta de otros oficiales en el lugar que abatieron al sospechoso.

El oficial fue trasladado en helicóptero al Centro Médico Universitario (UMC) de El Paso donde, tras ser atendido, fue dado de alta la misma noche del jueves.

Investigación federal

Trascendió que cuando Félix Cueva fue detenido por el oficial Jarrott, el agente lo hizo en apoyo de una operación de la NMSP y de la agencia federal de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI).

“Homeland Security Investigations (HSI) extiende sus más profundas condolencias a nuestros socios policiales en la Policía Estatal de Nuevo México por la trágica pérdida en el cumplimiento del deber del oficial Darian Jarrott”, dijo Erik Breitzke, agente especial a cargo del HSI en el sector de El Paso.“Lamentamos junto con el resto de nuestra comunidad policial por este oficial heroico que perdió la vida sirviendo a su estado y protegiendo a su comunidad”, agregó Breitzke.

Pasado delictivo

La persecución y tiroteos que protagonizó Félix Cueva el jueves pasado, no fueron los primeros incidentes de este tipo en su historial, ya que había estado involucrado en una persecución a alta velocidad durante una transacción de drogas. En septiembre del 2010, enfrentó cargos federales por posesión con la intención de distribuir metanfetamina cristalina en California. Trascendió que Félix Cueva y otros dos sujetos fueron parte de una persecución policiaca en una autopista interestatal, antes de chocar y huir de nuevo a pie hacia un barranco cercano. Tras ser arrestados, se descubrió que llevaban consigo un rifle de asalto abastecido y una bolsa de lona que contenía 15 libras de metanfetamina, con un valor aproximado a los 252 mil dólares.

Ante un magistrado Félix Cueva se declaró culpable de tres cargos de uso de un teléfono celular para facilitar un delito de drogas y, en agosto de 2011, fue sentenciado a 10 años de prisión.

El jefe de NMSP, Robert Thornton, informó que el domicilio de Félix Cueva en Deming estaba siendo registrado y que la investigación sigue abierta y en proceso.

Con información de Roberto Carrillo / El Diario de El Paso.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: