Jerry Pacheco

Jerry Pacheco

Inmigración y Visas

Tres empresarios importantes están usando su influencia y están teniendo un gran impacto en el suroeste de los EE. UU. Los dos primeros son nombres familiares, mientras que el tercero es relativamente desconocido para la mayoría de los estadounidenses. Los tres brindan un claro ejemplo de por qué el sistema de inmigración de los Estados Unidos y la forma en que se emiten las visas deben revisarse. Estados Unidos, el cinco por ciento de la población mundial, necesita volver a convertirse en un imán para el talento en todo el mundo que puede ayudar a hacer crecer la economía de este país.

El primer emprendedor es Jeff Bezos, fundador y CEO de Amazon. Hasta hace muy poco, Bezos era el hombre más rico del mundo, después de haber sido pasado por Elon Musk. Jeffery Jorgenson nació en Albuquerque, Nuevo México de una madre de 17 años que se separó del padre biológico de Jeffrey. Luego se casó con el inmigrante cubano Miguel Bezos cuando Jeffrey tenía cuatro años. Al casarse, Bezos adoptó al pequeño Jeffrey, cuyo nombre común es Jeff Bezos hoy. A través de Amazon, ha revolucionado el comercio minorista en línea y ha cambiado la forma en que los estadounidenses compran. Recientemente, Amazon anunció enormes proyectos de centros de distribución en Albuquerque y El Paso.

Bezos también extendió su imperio empresarial en varias otras áreas. Uno de sus intereses es el desarrollo de vehículos espaciales. En 2000, fundó Blue Origin, cuyo objetivo es hacer que los viajes espaciales sean más accesibles y económicos mediante el desarrollo de vehículos de lanzamiento reutilizables. Blue Origin ha establecido un sitio de lanzamiento suborbital al norte de Van Horn, Texas. Sus vehículos espaciales se están probando actualmente y se espera que revolucionen los viajes espaciales tanto como lo ha hecho Amazon en el comercio minorista. El año pasado, Blue Origin, junto con Draper, Lockheed Martin y Northrop Grumman, recibió de la NASA casi $ 600 millones para desarrollar una unidad de alunizaje. A través de estos esfuerzos, los humanos pueden caminar nuevamente sobre la luna dentro de la década.

Si bien Bezos nació en Estados Unidos, su padre adoptivo emigró a los Estados Unidos para ir a la escuela en la Universidad de Nuevo México en Albuquerque, donde obtuvo un título en ingeniería. Finalmente se convirtió en ciudadano naturalizado e ingeniero de Exxon. Aparte de su contribución a la industria petrolera, la influencia de Miguel Bezos en su hijo adoptivo es inconmensurable.

Sir Richard Branson, nacido en Gran Bretaña, proviene de una familia de empresarios. Cuando era niño, su madre elaboraba productos que vendía para ganar dinero para la familia. Cuando era joven, Branson fundó un negocio de venta por correo que vendía discos de vinilo en todo el Reino Unido. Más tarde fundó Virgin Records, que finalmente firmó con artistas como los Rolling Stones, Genesis, Lenny Kravitz y las Spice Girls.
Branson se convirtió en multimillonario y, con su interés en los vuelos, fundó Virgin Atlantic en 1984 y Virgin Galactic, una empresa británico-estadounidense, en 2004. El objetivo de esta última empresa es desarrollar naves espaciales, permitiendo así que los vuelos espaciales comerciales se conviertan en una realidad. Ya tiene una larga lista de ansiosos turistas espaciales comerciales que esperan que la compañía comience a realizar vuelos suborbitales. Virgin Galactic tiene su flota espacial en Spaceport America en el sur de Nuevo México. Branson ha invertido mucho en las operaciones de su empresa en este puerto espacial y espera lanzar sus vuelos comerciales iniciales muy pronto.

Si bien no es un ciudadano estadounidense, Branson viaja mucho a los EE. UU. para trabajar en sus empresas y aumentar sus inversiones. Lo hace al tener una visa de negocios que le permite hacerlo. Sin tener la facilidad para viajar dentro de los EE. UU., es poco probable que Branson hubiera invertido tanto de su riqueza de $ 4.1 mil millones de dólares en este país.

Bezos y Branson son nombres muy conocidos. Noubar Afeyan no lo es, pero es probable que esté teniendo un impacto mayor que el primero en este momento de la historia. Afeyan es un armenio que nació en el Líbano, pero cuya familia tuvo que huir a Canadá de la guerra civil de ese país en 1975. Finalmente vino a los Estados Unidos para recibir su doctorado en ingeniería bioquímica en el Instituto de Tecnología de Massachusetts. Inmediatamente después de haber recibido su doctorado, Afeyan fundó su primera empresa de biotecnología. Posteriormente formó Flagship Pioneering, una importante firma de capital riesgo que invierte en biotecnología. Hasta la fecha, Afeyan ha participado en la fundación de más de 41 nuevas empresas emergentes y más de 500 patentes. Personalmente, es responsable de más de 100 patentes.

En 2009, Afeyan fundó Moderna, una empresa farmacéutica y de biotecnología. Actualmente se desempeña como director ejecutivo de esta empresa, ya que produce la preciosa vacuna que está ayudando a vacunar a personas de todo el mundo contra el mortal virus COVID-19. Imagine a un niño del Medio Oriente devastado por la guerra, cuya familia tuvo que huir para salvar su vida, convirtiéndose en un superhéroe que literalmente está salvando el mundo. Es un ejemplo de extranjeros talentosos que vienen a los Estados Unidos para obtener su educación superior y eventualmente se convierten en elementos productivos de la economía estadounidense.

Para que Estados Unidos siga siendo competitivo y desarrolle tecnologías e industrias de vanguardia, debemos utilizar talento local y extranjero, que debe ser reclutado y recibido. Este esfuerzo se ve obstaculizado si no arreglamos la forma obsoleta en que otorgamos visas, especialmente a los talentos que quieren trabajar e invertir en este país.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: