fbpx

Por Peter R. Ibarbo, Coordinador de Educación y Difusión – SCSWA

El año 1888 es importante en Nuevo México: marca el año en que se fundó nuestra institución pública de educación superior más antigua, la Universidad Estatal de Nuevo México. 1888 también marca el año en que el “popote (o paja)” fue patentado en Washington D.C. por Marvin Stone. La patente consistía en un proceso de fabricación en el que el popote se producía utilizando tiras de papel enrolladas. Sin embargo, en la década de 1960, fue reemplazado por material tóxico, plástico, que es el popote común que conocemos hoy.

Si bien puede parecer inofensivo y bastante tonto pensar que una simple pajita de plástico podría tener un impacto negativo en nuestro medio ambiente, la verdad es que lo tiene. Una pajita de plástico puede tardar aproximadamente 200 años en descomponerse, lo que significa que quedan más de 140 años antes de que los popotes producidos en los años 60 se descompongan. ¿Te imaginas cuántos popotes de plástico más se han producido desde entonces? ¿Alguna vez se ha preguntado cuánto tiempo dura un popote de plástico para el propósito para el que fue diseñado? Los popotes plásticos se desechan inmediatamente una vez que se consume la bebida (probablemente más rápido de lo que se necesita para producir uno) y ¿cuántas bebidas consumen las personas con popotes plásticos a diario? ¿Es incluso necesario usar un popote de plástico en lugar de inclinar el vaso para tomar una bebida? Existen alternativas a los popotes de plástico para quienes necesariamente las necesitan.

Personalmente, prefiero inclinar el vaso, pero el tema de los popotes de plástico se ha vuelto importante en la medida en que los municipios de los EE. UU. han creado ordenanzas que prohíben o restringen el uso de popotes plásticos. ¿Por qué harían eso? Quizás para ayudar a mitigar los efectos negativos que tienen en nuestro medio ambiente, como los subproductos tóxicos que causan cuando se exponen al calor, o el daño físico que causan a la vida marina. Además, los popotes de plástico no son uno de los artículos que podemos reciclar en nuestro flujo de reciclaje. Terminan en el vertedero, el paisaje desértico, los arroyos o contaminan el océano a lo grande.

Quizás es hora de evitar al popote. Una forma de comenzar es pidiéndole a la mesera o al asistente del servicio de autoservicio que deje al popote al hacer su pedido. ¡Así de simple!

La Autoridad de Desperdicios Sólidos de South Central administra los desperdicios sólidos, los materiales reciclables y trabaja para detener los vertidos ilegales para los residentes y negocios en todo el condado de Doña Ana, NM. Comuníquese con la SCSWA al 575-528-3800 o visite www.SCSWA.net.

A %d blogueros les gusta esto: