Jerry Pacheco

Jerry Pacheco

El rompecabezas de AMLO

Los presidentes de cualquier país tienden a recibir críticas a medida que permanecen en el cargo. Tal es el caso del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Las personas que están enojadas o sorprendidas por las políticas de AMLO no deberían estarlo, ya que reveló completamente de dónde venía en las dos campañas presidenciales anteriores que dirigió sin éxito antes de ganar el cargo en 2018. AMLO es una mezcla de rareza y populismo. Durante sus dos campañas anteriores en 2006 y 2012, AMLO mostró claramente esta interesante combinación.

Una de sus consignas de la campaña de 2012 que resumía su política de seguridad fue “Abrazos, no balazos”. Esto también describió la forma en que abordó la guerra contra las drogas en México. Afirma abiertamente que no quiere luchar contra los cárteles de la droga con la fuerza, creyendo que esto desencadenará más violencia. Por este enfoque, ha sido severamente criticado por permitir que los notorios cárteles de la droga de México tengan rienda suelta en el país.

Tras perder la campaña de 2006, sus seguidores lo proclamaron presidente legítimo de México. Procedió a formar su propio gabinete e intentó establecer su propio gobierno, que finalmente fracasó. Después de perder la campaña de 2012, AMLO reclamó un fraude electoral generalizado y movimientos ilegales de dinero por parte de Enrique Peña Nieto, el eventual ganador. AMLO y sus seguidores protestaron en todo México y fueron un grave trastorno para la vida en la capital, Ciudad de México.

Durante las primeras etapas de la pandemia, AMLO restó importancia a la gravedad del virus COVID-19. Sostuvo reuniones y manifestaciones sin estar enmascarado y sin respetar el distanciamiento social que los médicos y los expertos en enfermedades han pedido. Muchos mexicanos culpan a su actitud indiferente como la razón por la que él mismo contrajo el virus en enero pasado. Después de recuperarse, se negó a usar una máscara, insistiendo en que sus médicos le dijeron que ya no era contagioso después de contraer el virus. Cuando se le preguntó si debería ser un ejemplo para que los mexicanos usen máscaras, se negó a responder la pregunta. Se estima que México ha perdido casi 200,000 personas por COVID-19, el tercer total más alto del mundo.

Debido a la falta de un enfoque eficaz para hacer frente a la pandemia, México se encuentra actualmente como uno de los países grandes menos vacunados del mundo. La escasa cantidad de suministros de vacunas que ha podido conseguir procede de Rusia y China. El presidente Biden tomó recientemente la decisión de compartir 2.7 millones de dosis de la vacuna AstraZeneca con México, y los primeros 1.5 millones de dosis llegaron recientemente. Coincidentemente, México comenzó a tomar medidas enérgicas contra los centroamericanos que cruzaban a México con el objetivo de eventualmente llegar a Estados Unidos. Muchas personas vieron esta acción con cinismo, especialmente viniendo de un líder mundial que fue uno de los últimos en reconocer la victoria presidencial del presidente Biden.

En un esfuerzo por revitalizar su sector energético en decadencia y anticuado, México aprobó leyes de reforma energética en 2013 y 2014. Esto fue aclamado como un hito en la capacidad de atraer la inversión extranjera muy necesaria para llevar eficiencia y modernización a varios sectores energéticos. En retrospectiva, la reforma energética se considera uno de los éxitos de la presidencia de Enrique Peña Nieto. Los economistas de todo el mundo vieron esto como un paso para que México mejore la infraestructura en todo el país.

AMLO ha criticado abiertamente la reforma energética de México y ha acusado a empresas privadas y gobiernos extranjeros de robar a México a través de esta nueva política. Ahora está buscando activamente revertir la reforma energética para ejercer un control más fuerte del gobierno federal sobre la compañía eléctrica estatal de México y disuadir una mayor inversión extranjera en el sector energético de México. Sus acciones están recibiendo una fuerte oposición de mexicanos y extranjeros.

Aún más impactante es la reciente propuesta de ley de AMLO que amenaza con cerrar, o al menos debilitar, estaciones de servicio privadas, que México comenzó a permitir hace cinco años. Los acusa de importar combustibles extranjeros sin pagar impuestos. Si se aprueba su propuesta de ley, estas estaciones privadas podrían ser absorbidas por PEMEX, la compañía petrolera nacional. Durante sus campañas, AMLO habló fuertemente contra el hecho de que México importe gran parte de sus combustibles refinados. En este país de casi 130 millones de habitantes, con algunas de las mayores reservas de petróleo del mundo, solo existen seis refinerías. Compare eso con las 135 refinerías que operan en los EE. UU. Muchos ven su ataque a las estaciones de servicio privadas como una forma de cortar la importación de combustibles extranjeros y un camino para construir más refinerías que produzcan combustible nacional. Para hacer esto, lo más probable es que México necesite la inversión extranjera que AMLO busca disuadir en su sector energético.

En todo caso, AMLO es un presidente que a lo largo de su carrera política no ha cambiado sustancialmente de postura. Su mezcla de extravagancia y populismo ha estado presente desde el principio. Muchos argumentan que sus políticas amenazan con revertir cambios positivos que México ha logrado con esmero en las últimas décadas. Si esto ocurre depende de lo que logren las políticas de AMLO antes de que deje el cargo a fines de 2024.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: