Jerry Pacheco

Jerry Pacheco

La escasez de trabajadores

Conduciendo a través de las secciones industriales de la región de El Paso-Juárez-sur de Nuevo México, se pueden ver innumerables carteles en las plantas de producción y centros de distribución que dicen “Ahora contratamos” o “Se busca ayuda”. A medida que la economía se fortalece, la demanda de automóviles, viviendas, productos de consumo y alimentos procesados ​​comienza a aumentar. Sin embargo, como ocurre en otros sectores, se está produciendo un círculo vicioso. Las empresas están sufriendo para expandir sus operaciones pues no pueden encontrar trabajadores que las ayuden a hacerlo. Hablando con los gerentes de planta, sigo escuchando las mismas dos razones por las que los trabajadores no están dispuestos a volver a la fuerza laboral.

Primero está el hecho de que muchos trabajadores están recibiendo beneficios por desempleo que se aproximan o superan el salario que recibían antes de que golpeara la pandemia de COVID-19. Además de estos beneficios, se encuentran los cheques de estímulo que también han recibido muchos de los desempleados. En segundo lugar, está el miedo que tienen muchos empleados potenciales de trabajar en una gran planta de producción con cientos de trabajadores mientras persiste la pandemia. Si bien el gobierno federal y los estados están revisando la reducción de los beneficios por desempleo y restableciendo la prueba de que una persona desempleada se está entrevistando activamente para un trabajo, el temor de estar rodeado de gente y enfermarse podría persistir en el futuro previsible.

La escasez de empleados podría llevar a las empresas a competir por los empleados existentes, provocando interrupciones en la producción y exacerbando el proceso de expansión. También podría llevar a que las empresas paguen más que sus competidores para retener o contratar trabajadores de otras plantas. Las empresas también podrían hacer más atractivas sus posiciones aumentando los beneficios. Todo esto tiene un costo que eventualmente resultará en precios más altos que se pasan al consumidor final.

¿Qué tan irónico es que las empresas estén tratando desesperadamente de encontrar trabajadores y tenemos una ola de inmigrantes que intentan venir a los Estados Unidos a trabajar, solo para ser retenidos en centros de detención o entregados a la custodia de familiares? Aparte de los sectores específicos como la agricultura, el sistema de visas de los EE. UU. generalmente requiere que los solicitantes de visas tengan algún tipo de habilidad técnica, experiencia comercial o habilidad en demanda. Muchos de estos inmigrantes de lugares como Honduras, Guatemala y Cuba no tienen estas habilidades y experiencia y, por lo tanto, no calificarán para una visa de trabajo bajo los requisitos actuales. Además, las visas de este tipo son extremadamente limitadas y Washington, D.C. no ha podido abordar el sistema de visas.

Aparte de la pandemia, la población de los EE. UU. está envejeciendo rápidamente y ejerce presión sobre los sistemas de seguridad social y de salud. También estamos en una tendencia en la que el crecimiento de la población general de los EE. UU. se está desacelerando. La gente tiene menos hijos y la inmigración a Estados Unidos permanece estancada. Para que nuestra economía crezca, ¿de dónde vendrán los trabajadores?

¿Podrían los solicitantes de asilo ser parte de la solución? Si tienen la voluntad de trabajar y no tienen antecedentes penales u otros problemas, ¿se podría emitir una visa temporal para que puedan ser contratados y capacitados para puestos específicos? La residencia de estos trabajadores podría depender de que el inmigrante trabaje con éxito y lleve una vida limpia durante cinco a diez años. Si no tienen la propensión a trabajar, o si tienen problemas con la ley, su visa podría ser revocada y podrían ser devueltos a su país de origen.

Sé que muchos afirmarán con vehemencia que estos inmigrantes les quitarán el trabajo a los estadounidenses. Si este fuera el caso, ¿por qué las empresas de valor agregado tenían problemas para encontrar trabajadores buenos y confiables incluso antes de la pandemia? Además, ¿no estarían los estadounidenses desempleados acudiendo en masa para tomar los trabajos de producción que están actualmente disponibles? Conozco a muchos gerentes de planta que estarían dispuestos a capacitar a empleados deseosos de encontrar un trabajo.

¿Tiene la raza / etnia un factor en la oferta de visas de trabajo temporales a inmigrantes de lugares como Centroamérica? ¿Habría alguna diferencia si los solicitantes de asilo procedieran de lugares como Europa del Este? Con la tensión racial que existe actualmente en nuestro país, esta es una pregunta justa.

En definitiva, resolver el problema de la escasez de trabajadores recae en varios ámbitos. El primero es una mayor automatización, lo que permitiría una producción con menos trabajadores. El problema es que esto puede costar mucho dinero y muchas funciones no se pueden automatizar fácilmente. En segundo lugar, los gobiernos federal y estatal podrían ofrecer exenciones fiscales para que las personas tengan más hijos, lo que probablemente no sea realista. En tercer lugar, podríamos intentar reclutar a más personas que se jubilen y volver a incorporarlas a la fuerza laboral, ya sea mediante incentivos o exenciones fiscales. En cuarto lugar, EE. UU. puede arreglar su sistema de visas que no funciona y permitir que un mayor número de inmigrantes trabajen en los EE. UU. con una visa temporal con un posible camino a largo plazo hacia la ciudadanía.

Finalmente, podemos no hacer nada y aceptar el hecho de que nuestro crecimiento económico seguirá disminuyendo en el futuro y aprender a vivir y producir dentro de nuestras posibilidades.

Esta última opción no es atractiva. Sin embargo, a menos que consideremos todas las opciones para aumentar nuestra fuerza laboral, es una posibilidad definitiva.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: