Jerry Pacheco

Jerry Pacheco

BC y AD… (AC=antes de Cristo, DC=después de Cristo en español)

Usamos el término BC (Antes de Cristo) y AD (Anno Domini o en el año de nuestro Señor) para denotar la separación del tiempo a lo largo de los años. Creo que mucha gente va a modificar este sistema para que BC signifique “antes de COVID” y AC signifique “después de COVID”. Estos términos en particular tienen un significado profundo para las empresas minoristas, especialmente aquellas a ambos lados de la frontera de los Estados Unidos en ciudades como Juárez y El Paso. Además del cierre de negocios no esenciales al comienzo de la pandemia, algunos durante meses, se ha implementado un sistema diferente para tratar con las personas que cruzan la frontera.

Estados Unidos ha estado prohibiendo a los viajeros mexicanos no esenciales cruzar la frontera para comprar, buscar entretenimiento o visitar a la familia. A los trabajadores mexicanos esenciales, las personas que buscan atención médica en los EE. UU. y los estudiantes se les ha permitido continuar cruzando. En muchos casos, se requiere la documentación adecuada y una carta de un médico o empleador. Por otro lado, México no ha estado restringiendo el ingreso de ciudadanos estadounidenses a ese país, y muchos que tienen familiares en México o que compran allí, cruzan habitualmente como de costumbre. Los funcionarios en los puertos de entrada de EE. UU. no han estado restringiendo a los estadounidenses para que no regresen a EE. UU.

Esto significa que los estadounidenses continúan siendo libres de comprar en México y frecuentar bares y restaurantes si el gobierno mexicano les permite estar abiertos. Conozco estadounidenses que cruzan semanalmente a México para tales fines y continúan quejándose de las largas filas en los puertos de entrada. Sin embargo, muchos estadounidenses están optando por quedarse cerca de casa durante la pandemia, y los restaurantes, tiendas y bares mexicanos que reciben muchos ingresos de los turistas estadounidenses están sufriendo.

Es una historia similar para los minoristas y lugares de entretenimiento fronterizos de EE. UU., a la gran mayoría de los cuales se les ha permitido reabrir a medida que las infecciones por COVID-19 continúan disminuyendo, pero por diferentes razones. Estas empresas estadounidenses dependen en gran medida de los clientes mexicanos para una buena parte de sus ingresos. Por ejemplo, se ha realizado una investigación que muestra que un promedio del 15 al 20 por ciento del comercio minorista de El Paso corresponde a compradores mexicanos. En los días previos a la pandemia, esto se evidenció al ver tantas placas mexicanas en tiendas como Target, Wal-mart y negocios de propiedad local. Era común escuchar hablar español en tiendas y restaurantes por familias enteras que habían cruzado la frontera durante el día.

He hablado con varios minoristas fronterizos estadounidenses que han visto disminuir sus ingresos porque su clientela mexicana, que se ha considerado viajeros no esenciales, no ha gastado dinero en sus tiendas. Esto ha iniciado movimientos en la frontera para solicitar al gobierno de los Estados Unidos que anule o relaje la prohibición de viajar para que las empresas fronterizas puedan volver a encarrilarse. El gobierno de los EE. UU. revisa periódicamente esta política, pero la ha extendido constantemente.

La actual situación minorista en la frontera ha creado un interesante mercado negro para muchos empresarios. A los amigos y parientes que pueden viajar de México a los EE. UU., o a los ciudadanos estadounidenses que van a México, se les pide que traigan víveres y otros artículos. Una de mis amigas me dice que no le mencionará a nadie que va a ir a su rancho en México porque está cansada de que la molesten para traer una lista de artículos, lo que puede llevar mucho tiempo.

Algunas personas en los EE. UU. han formado compañías de mini-entrega que reciben pedidos de clientes en México y cobran por cruzarlos hacia el sur. Así, se juega un juego del gato y el ratón con la Aduana Mexicana en cuanto a la naturaleza de las mercancías y quién las consumirá en última instancia. Si una persona afirma vivir en México, como hacen muchos estadounidenses, el personal de la Aduana Mexicana generalmente no la molestará con alimentos y artículos para uso personal. Muchos emprendedores de México llegan a Estados Unidos con maletas, como si estuvieran viajando. Luego irán a las tiendas minoristas y las llenarán con ropa, zapatos y otros artículos. Si los inspeccionan mientras cruzan de regreso a México, dirán que es para su uso personal para evitar aranceles. Estos artículos luego se encontrarán en un estante de una operación minorista mexicana o para la venta en un mercado de pulgas.

La economía nos enseña que la restricción de cualquier parte de un mercado casi siempre resulta en el establecimiento de un mercado negro. La restricción de compradores mexicanos a los EE. UU. está creando un mercado negro de productos de EE. UU. que se envían a los mexicanos que no pueden cruzar la frontera. Es desgarrador ver cómo las empresas de ambos lados de la frontera sufren debido a las restricciones de viaje relacionadas con COVID. Sin embargo, los gobiernos deben equilibrar la seguridad de sus ciudadanos con la salud de la economía. Este es un ejercicio que ha continuado en la frontera desde el inicio de la pandemia. En el futuro, muchos minoristas fronterizos marcarán el tiempo con BC y AC, o sea antes del covid y después del covid.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: