Sentenciado a 17 años en prisión federal

José Torrez se declaró culpable de conspiración para secuestrar. Torrez, Chase Smothermon, de 32 años, y Mariah Ferry, de 22, junto con otros conspiradores participaron en un plan para tomar represalias contra dos víctimas. El 5 de agosto, Smothermon llamó a Torrez y le dijo que alguien le había robado marihuana y dinero de su casa. Torrez le dijo a Smothermon que creía que las víctimas, J.S. y M.T., eran los encargados de llevarse las drogas y el dinero. El 8 de agosto de 2017, Torrez alertó a Smothermon que J.S. estuvo presente en la casa de Torrez. Smothermon fue a la casa de Torrez para tomar represalias contra J.S. y tratar de recuperar sus drogas y su dinero. Ferry llevó a Smothermon a la casa de Torrez, donde Smothermon y sus co-conspiradores golpearon brutalmente a J.S. con un bate de béisbol y la culata de una pistola. Smothermon y los co-conspiradores pusieron a J.S. en el maletero del coche de Ferry y ató las manos, los tobillos y la boca de J.S. con cinta adhesiva. Ferry condujo a Smothermon y J.S. a la casa de otro co-conspirador donde J.S. murió poco después. Ferry y Smothermon luego mutilaron el cuerpo de J.S. en un cobertizo. Ferry llevó a Smothermon y a otro conspirador a una zona rural de Nuevo México, donde enterraron el cuerpo de J.S. en una tumba poco profunda.
Ferry se declaró culpable de secuestro y conspiración y fue sentenciada a 30 años de prisión. Smothermon se declaró culpable de secuestro y conspiración para secuestrar, lo que resultó en la muerte de J.S. Fue sentenciado a 45 años de prisión.Por este caso, Torrez fue condenado a 14 años de prisión.
En el otro caso, Torrez se declaró culpable de conspiración, fraude bancario, robo de identidad agravado y posesión de correo postal. Según el acuerdo de culpabilidad, Torrez participó en un plan con su esposa y coacusada, Christina Torrez, de 46 años, para robar correo que contenía tarjetas de crédito, tarjetas de débito, cheques e información personal que podría usarse para cometer más robos. Torrez y su esposa accedieron a cuentas bancarias utilizando identidades robadas y retiraron dinero de las cuentas. Usaron tarjetas de crédito y débito robadas para comprar mercadería en varias tiendas por un total de más de $ 10,000. Christina Torrez se declaró culpable de conspiración, fraude bancario, robo de identidad agravado y posesión de correo robado y fue sentenciada a tres años y tres meses de prisión.
Torrez fue sentenciado a tres años de prisión consecutivos a la sentencia de 14 años por el caso de secuestro por un total de 17 años.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: