Robots quitan hierbas sin usar pesticidas

Clint Brauer ha luchado por mantener las malezas fuera de sus cultivos en Kansas. Además de mantener las raíces vivas en el suelo y prácticas orgánicas intentó arrancarlas, pero crecían más altas. Hace tres años implementó un plan utilizando robots para cortarlas. “No había una buena manera de eliminarlas a gran escala sin químicos”, dijo. Así que fundó Greenfield Robotics. Antes de que los productos químicos los reemplazaran, los trabajadores arrancaban las malas hierbas de la granja. “Queremos controlar las hierbas con mano de obra robótica”, dijo Brauer. El desafío era que sentía que la agricultura regenerativa no funcionaba en grandes campos sin el uso intensivo de agroquímicos. “Se me ocurrió la idea y la probé manualmente”, dijo. “Nadie sabía si funcionaría. Tiene que caber entre filas “. Brauer utiliza los robots de desmalezado en los cultivos de soja de otros agricultores de la zona y espera trabajar con agricultores de sorgo, algodón y posiblemente canola. “Nuestra misión siempre fue sacar los químicos de la agricultura”, dijo Brauer. “No hay resistencia a la cuchilla giratoria”.

Los robots, que viajan de 1 a 3 mph, son resistentes al agua y pesan alrededor de 200 libras. A medida que se mueven entre las hileras de cultivos, cortan las malas hierbas con sus cuchillas, dejando los restos a su paso.

Los robots funcionan mejor en una granja que usa principios regenerativos: tener siempre una raíz viva en el suelo, usar cultivos de cobertura, no labrar el campo y tener animales pastando la tierra. En su granja en Cheney, Brauer practica principios orgánicos y regenerativos y tiene un rebaño de ovejas que mueve por la tierra. Las prácticas regenerativas dejan carbono en el suelo y así retienen más humedad en el suelo con lo que a los robots les resulta más fácil manipular en el suelo.

Estados Unidos es el mayor productor y exportador de pesticidas agrícolas del mundo y uno de los mayores usuarios: utilizó 1.200 millones de libras de pesticidas en 2016, según Nathan Donley, Ph.D., investigador del Centro para la Diversidad Biológica.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: