fbpx

Farmacéuticas demandan por el derecho a comprar sangre de mexicanos en la frontera

Un año después de que EE. UU. prohibiera a los mexicanos cruzar la frontera para vender su sangre, las compañías farmacéuticas han reconocido que esas donaciones proporcionaron hasta el 10% del plasma recolectado en todo el país mientras buscan que se revoque la prohibición. 

por Stefanie Dodt, ARD TV Alemana/Coeditado con ARD German TV Publicación original de Propública 

En el año transcurrido desde que Estados Unidos bloqueó la entrada de mexicanos al país para vender su sangre, las dos compañías farmacéuticas globales que operan la mayor cantidad de clínicas de plasma a lo largo de la frontera dicen que han visto una fuerte caída en el suministro. 

En una demanda que desafía la prohibición, las empresas reconocieron por primera vez hasta qué punto los mexicanos que visitan Estados Unidos con visas de corto plazo contribuyen al suministro mundial de plasma sanguíneo. En documentos judiciales, las empresas revelaron que hasta el 10% del plasma sanguíneo recolectado en EE. UU., millones de litros al año, provino de mexicanos que cruzaron la frontera con visas que permiten visitas breves por negocios y turismo. 

La impugnación legal de Grifols, con sede en España, y CSL de Australia se relaciona con un anuncio en junio pasado de que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. no permite que los ciudadanos mexicanos crucen a EE. UU. con visas temporales para vender su plasma sanguíneo. La demanda fue desestimada inicialmente por un juez federal, pero la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos para el Circuito de D.C. la restableció. Los abogados de las compañías farmacéuticas han dicho en documentos judiciales que la fuerte reducción de mexicanos que venden sangre a las clínicas fronterizas está contribuyendo a una escasez mundial de plasma y está “precipitando una crisis mundial de salud pública que está costando muy caro a los pacientes”. 

ProPublica, ARD German TV y Searchlight New Mexico informaron en 2019 que miles de mexicanos cruzaban la frontera para donar sangre hasta dos veces por semana, ganando hasta $400 por mes. La venta de sangre ha sido ilegal en México desde 1987. 

Muchos países imponen límites estrictos a las donaciones de sangre; Alemania, por ejemplo, permite un máximo de 60 donaciones por año con controles intensivos antes de cada quinta donación. Pero la Administración de Drogas y Alimentos no requiere controles de donantes comparables y permite que las personas que visitan las clínicas estadounidenses vendan su sangre dos veces por semana, o hasta 104 veces al año. 

Los límites que otros países imponen a las donaciones de sangre han convertido a EE. UU. en uno de los principales exportadores de sangre del mundo. En 2020, las instalaciones de EE. UU. recolectaron 38,2 millones de litros de plasma para la producción de medicamentos, lo que representa aproximadamente el 60 % de dicho plasma sanguíneo recolectado en todo el mundo. 

Hasta ahora, no estaba claro cuánto del suministro de plasma sanguíneo de los EE. UU. provenía de ciudadanos mexicanos, y las compañías farmacéuticas habían minimizado el papel de las clínicas fronterizas para satisfacer la demanda de plasma. Grifols señaló en 2019 que “más del 93% de los centros [están] muy lejos de la frontera entre EE. UU. y México”. 

Pero en sus recientes documentos judiciales, Grifols destacó la importancia de las clínicas fronterizas. Una declaración de un ejecutivo de la compañía reveló que solo en los centros de la compañía en Texas, había “aproximadamente 30,000 ciudadanos mexicanos donando y suministrando más de 600,000 litros de plasma [al año]”. Describe a los donantes mexicanos como “leales y desinteresados ​​en su compromiso de donar plasma”. 

Según una presentación de Grifols y CSL, los 24 centros fronterizos administrados por Grifols por sí solos representan un “impacto económico anual de más de $ 150 millones” y representan aproximadamente 1,000 puestos de trabajo. 

La organización comercial de las compañías farmacéuticas, la Asociación Terapéutica de Proteínas de Plasma, ha reformulado de manera similar sus argumentos sobre el tema. En una declaración de 2019, la asociación instó a los periodistas a no dar importancia a los “centros de donación que se encuentran dentro de las áreas que los estados definen como zonas fronterizas”. Dijo entonces que no tenía una estimación de cuánta sangre se compraba en la frontera o si la cantidad era desproporcionada en comparación con el resto del país. 

Pero una presentación judicial reciente de la asociación dijo que hay 52 centros de plasma en la zona fronteriza, y “el centro promedio a lo largo de la frontera recolecta plasma más alto que el promedio (31% más) que el centro promedio en todo el país”. 

Algunos de esos centros de donación se establecieron a solo unos pasos de la frontera entre Estados Unidos y México. Su ubicación, según aclaran los documentos judiciales, era parte de un esfuerzo estratégico para atraer donantes mexicanos: un memorando escrito por los abogados de las empresas reconocía que los centros estaban ubicados para “facilitar” las donaciones realizadas por ciudadanos mexicanos, y que Grifols y CSL “ también han gastado ‘varios millones de dólares en los últimos años’ en publicidad para alentar a los ciudadanos mexicanos a donar plasma a cambio del pago en los centros ubicados a lo largo de la frontera”. El memorándum no especificó si los anuncios se publicaron en México, pero la publicidad de donaciones de plasma pagadas es ilegal en México. 

Los ciudadanos mexicanos que vendían su sangre ingresaron previamente a los EE. UU. con lo que se conoce como visas B-1 o B-2, documentos que permiten a los visitantes comprar, hacer negocios o visitar sitios turísticos. Durante mucho tiempo, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. había considerado la práctica de vender sangre como un “área gris”, y algunos funcionarios permitían que los visitantes a corto plazo fueran a los centros, mientras que otros no. En 2021, aproximadamente un año y medio después de que publicáramos nuestra historia de 2019, la Patrulla Fronteriza emitió una guía interna que prohibía a los titulares de visas de corto plazo vender sangre. 

CSL y Grifols impugnaron esa acción, afirmando que durante 30 años, CBP había “permitido en gran medida que los titulares de visas B-1/B-2 de México ingresaran a este país con el propósito de donar su plasma en centros de recolección que brindan un pago a los donantes. ” El CPB no estuvo de acuerdo. Matthew Davies, un oficial supervisor de seguridad fronteriza, le dijo al tribunal que vender plasma a cambio de una compensación nunca había sido una actividad permitida. 

El 14 de junio de 2021, CBP envió una “guía aclaratoria” de que no estaba permitida la venta de plasma con una visa de visitante. El anuncio generó caos en los centros fronterizos. Dos días después, Grifols escribió, y luego eliminó, una publicación en su página de Facebook en español que decía: “Estamos respondiendo a los cientos de mensajes que preguntan cuándo las personas con visa pueden regresar para donar. Por el momento, la respuesta es que no se puede”. Una respuesta enojada decía: “Ahora, ya no somos héroes que salvan vidas. Simplemente nos usaron”. 

Desde entonces, las donaciones en los centros fronterizos se han reducido drásticamente. Las compañías farmacéuticas le dijeron al tribunal que una encuesta de 12 centros en Texas encontró una disminución del 20% al 90%. “Un centro particularmente grande, que normalmente recolecta más de 5000 donaciones por semana, ha disminuido a un nivel cercano a las 200”, dijo Amy Efantis, presidenta de la asociación de plasma. 

Algunos donantes anteriores entrevistados por ProPublica dijeron que agradecerían un fallo judicial que estableciera reglas claras para las personas que cruzan la frontera para vender su sangre. Génesis, una estudiante de 23 años de Ciudad Juárez, dijo que le preocupaba perder su visa cuando ingresó a los Estados Unidos para sus visitas regulares a las clínicas fronterizas. 

Un gerente actual de un centro de recolección de plasma en la frontera, que pidió no ser identificado debido al caso judicial en curso, dijo que tuvo que despedir a aproximadamente dos tercios de sus empleados y recortar las horas del centro. “Sería bueno que permitieran que [los mexicanos] donaran nuevamente”, dijo. “La gente depende de esto, en ambos lados”. 

Encuentre la versión en inglés de este artículo en https://www.propublica.org/article/pharma-companies-sue-for-the-right-to-buy-blood-from-mexicans-along-border 

A %d blogueros les gusta esto: