fbpx

‘Vampiro Facial’ Hizo Procedimientos Médicos que resultaron en VIH

El fiscal general de Nuevo México, Héctor Balderas, anunció que María de Lourdes Ramos de Ruiz, ex propietaria de un spa de Albuquerque que realizó procedimientos médicos peligrosos y sin licencia se declaró culpable de cinco cargos de delito grave. Ramos de Ruiz fue acusada por realizar “tratamientos faciales de vampiro” y otros procedimientos médicos sin licencia en al menos dos personas que luego contrajeron el VIH. Ruiz enfrenta hasta siete años y medio de prisión. 

Ramos de Ruiz, que no tiene licencia para ejercer la medicina, llamó la atención del Departamento de Salud de Nuevo México después de que una persona que contrajo el VIH informara haber visitado y recibido un “facial de vampiro” en el spa que está operado por Ramos de Ruiz. Una inspección realizada por el DOH y el Departamento de Regulación y Licencias de Nuevo México reveló numerosas violaciones del código de salud, incluidas prácticas inseguras de control de infecciones, agujas sin envolver, eliminación inadecuada de sangre y jeringas sin etiquetar junto a alimentos en un refrigerador. 

Además de realizar tratamientos faciales de vampiros, Ramos de Ruiz realizó procedimientos ilegales de inyección de plasma y Botox. Después de la inspección del DOH, también se presentó una segunda persona que contrajo el VIH después de visitar el spa.  

Cuando un médico preocupado la llamó, ella dijo que era una enfermera capacitada usando equipos ordenados en línea desde México. Ahora, un comunicado del fiscal general del estado confirmó que una investigación sobre Ramos de Ruiz comenzó en 2019, cuando “al menos dos de los clientes del salón contrajeron el VIH” después de recibir “tratamientos faciales de vampiro”. 

El procedimiento de la piel consiste en extraer sangre del cuerpo antes de reinsertarla en la cara con agujas diminutas. Ramos de Ruiz dijo a investigadores también hacía esculturas de senos y glúteos, tratamientos para la celulitis y ‘tratamientos faciales de vampiro. 

Los inspectores encontraron numerosas violaciones del código de salud y como agujas sin envolver, sangre arrojada al fregadero de la cocina y jeringas sin etiqueta junto a la comida en el refrigerador.  

Los inspectores alegaron que el aparato utilizado para extraer la sangre de los clientes y devolverla a su piel no se limpiaba ni desinfectaba adecuadamente entre usos. 

La mujer estafó a 137 clientes con diplomas falsos y fue acusada después de supuestamente ofrecer “tratamientos faciales de vampiros” que dejaron al menos a dos clientes con VIH. Ambos clientes dieron positivo para la misma cepa del virus del VIH. 

A %d blogueros les gusta esto: