Reinicio de la relación de Estados Unidos y México

La relación entre Estados Unidos y México necesita un reinicio. Las relaciones ya estaban tensas cuando el entonces candidato presidencial Donald Trump comentó que México nos envía violadores y delincuentes. Luego intensificó la retórica al decir que construiría un muro en toda la frontera para evitar el cruce de indocumentados y que México pagaría la cuenta. Continuó con sus golpes amenazando con cerrar la frontera si México no hacía más para evitar que los solicitantes de asilo latinoamericanos cruzaran a Estados Unidos. Luego amenazó con sacar a Estados Unidos del Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá. Después de que Trump perdiera su reelección, la espiral descendente en la relación binacional parecía haberse ralentizado. 

Sin embargo, en las últimas semanas, el nivel de animadversión entre los dos países ha vuelto a subir. Desde que asumieron el control de la Cámara, los republicanos han defendido una línea dura con respecto a la inmigración y la seguridad fronteriza. El 3 de marzo, cuatro estadounidenses que viajaban a México para someterse a un procedimiento médico fueron secuestrados y dos asesinados en la ciudad fronteriza mexicana de Matamoros. Esto ha encendido un polvorín, y los insultos y las acusaciones cruzan volando la frontera. La representante Marjorie Taylor Greene y algunos de sus colegas de extrema derecha han pedido a Estados Unidos que organice incursiones en México para atacar los laboratorios de producción de drogas y los bastiones de los cárteles. En el Senado, el senador Lindsey Graham ha declarado que introducirá legislación para designar a los cárteles como grupos terroristas extranjeros y permitirá que Estados Unidos use la fuerza militar contra ellos. Incluso el representante Dan Crenshaw de Texas, un estado fronterizo, ha patrocinado un proyecto de ley para autorizar al ejército estadounidense a usar la fuerza contra nueve cárteles separados en México. Crenshaw también declaró públicamente que el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador (AMLO) parece preocuparse más por los cárteles que por su propia gente. 

No hace falta decir que AMLO no vio estas acciones y retórica de manera positiva. Él respondió que el fentanilo es un problema de los Estados Unidos, causado por la decadencia de su sociedad. Indicó que en México no se está produciendo fentanilo. También afirmó públicamente que México no permitiría que ningún gobierno extranjero interviniera en su territorio, y que “México no es una colonia de Estados Unidos ni uno de sus protectorados”. Amenazó con trabajar en contra de la reelección de las personas en el Congreso que están proponiendo la legislación. Como golpe final, afirmó que México era un país más seguro que Estados Unidos y más democrático. 

¿Suena esto como dos buenos vecinos que comparten tanta historia y tienen tanto en juego? Los dos países intercambian aproximadamente $ 1.7 mil millones de dólares en productos y servicios todos los días. En 2021, México fue el socio comercial número uno de los EE. UU., y el 16 por ciento de las exportaciones totales de los Estados Unidos son compradas por México. Más de 300 millones de personas cruzan la frontera entre Estados Unidos y México cada año. 

Espero que el Congreso de los Estados Unidos comprenda la importancia de México para nuestra nación y las consecuencias que generaría un ataque militar dentro de ese país. Acabamos de salir de una pandemia devastadora que provocó interrupciones en la cadena de suministro y un trastorno económico generacional en todo el mundo. México fue un socio fuerte de los Estados Unidos durante esta crisis en términos de producción y suministro a los estadounidenses de todo, desde alimentos hasta productos de consumo. Muchas empresas que abandonan Asia para proteger sus cadenas de suministro eligen establecer operaciones en México, y los proveedores estadounidenses les suministrarán materias primas y componentes. Los almacenes del lado estadounidense de la frontera distribuirán estos productos. 

Desde el punto de vista de México, para empezar, AMLO no debería proporcionar municiones a los políticos o estadounidenses que son anti-México. México sí produce fentanilo. De hecho, los cárteles tienen el control de partes del país y de la economía. Si México es más democrático que Estados Unidos es una cuestión de opinión. Es cierto que si no tuviéramos gente usando drogas ilegales en los Estados Unidos el poder de los cárteles mexicanos se vería disminuido y se lograría una mayor seguridad en México. Sin embargo, está fuera de lugar que el presidente mexicano acuse a los Estados Unidos de decadencia social, cuando el mismo caso podría hacerse contra su país. 

Estados Unidos representa el 39.3 por ciento de toda la inversión extranjera directa en México, casi el triple que Canadá (10.3 por ciento), el segundo inversionista más grande de México. Corresponde al gobierno mexicano luchar por la seguridad pública y disminuir la fuerza de los cárteles. Al asumir el cargo, AMLO dijo que su enfoque sobre el tema de las drogas en México era “de abrazos, no de balas”. Esta estrategia ha sido un fracaso. Nuestras dos naciones se necesitan mutuamente, y ninguna se alejará en un futuro cercano. Necesitamos cooperación, no retórica o fanfarronería con fines políticos. Como dijo el representante Crenshaw cuando fue entrevistado sobre su controvertida legislación: “Si pudiera elegir un país fuera de los Estados Unidos y hacerlo 10 veces mejor, sería México. Es uno de nuestros socios comerciales más importantes. Es nuestro aliado más importante. Está justo aquí en nuestro hemisferio. Necesitamos que México tenga éxito”.