Un deseo para el 2024

Siento que el año 2023 no pasó simplemente, sino que pasó arrastrándome a mí con él. El año pasado fue una prueba de que el cambio es constante y el año próximo demostrará lo mismo. Como es mi tradición, esta es la época del año en la que miro hacia el nuevo año y contemplo lo que me gustaría que sucediera. La siguiente es mi breve lista de deseos para 2024. Deseo que en 2024 las guerras entre Israel y Hamás, y de Rusia y Ucrania lleguen a un alto el fuego. Esto es necesario no sólo para evitar futuros derramamientos de sangre y miseria humana, sino también para poner fin a las interrupciones en la cadena de suministro causadas por ambos conflictos. Las guerras crean problemas logísticos, no sólo para los países en guerra, sino para países de todo el mundo. 

Espero un verdadero progreso en la relación entre Estados Unidos y China, desde un punto de vista diplomático y económico. La economía china ha atravesado una mala racha, lo que puede hacer que el país esté más inclinado a cooperar con Estados Unidos para reducir las tensiones y dejar de intimidar a sus vecinos asiáticos. Durante varios años, China y Estados Unidos han estado en una guerra comercial, en la que cada país impone aranceles a la importación de los bienes del otro. Esto ha provocado que los precios aumenten en ambos países y ha creado sus propios problemas en términos de interrupciones en la cadena de suministro. Ninguna superpotencia va a ir a ninguna parte y, nos guste o no, estamos atrapados unos con otros. Lo mejor es darse cuenta de esto y cooperar. Durante varios años, he deseado que los demócratas y republicanos dejen de utilizar la inmigración y la seguridad fronteriza como una papa política caliente para sus propios fines, y este deseo persiste en 2024. El sistema de inmigración estadounidense está roto. Para solucionarlo será necesario un esfuerzo bipartidista que deje de lado los intereses políticos propios. La forma en que concedemos a los inmigrantes la entrada a Estados Unidos debe cambiar. Necesitamos aprovechar el talento de todo el mundo que quiere hacer su vida y su carrera en Estados Unidos. No debemos considerar a los inmigrantes como una carga, sino como una forma de mitigar el envejecimiento de la fuerza laboral estadounidense y mantener alta la productividad en nuestro país. 

El foco de la seguridad fronteriza debería estar en la implementación de tecnología y “botas en el terreno”. Nuestro sistema actual, que anima a los inmigrantes a venir a nuestras fronteras y entregarse para solicitar una amnistía, necesita una revisión completa. También deseo que, en lugar de estancarse en el esfuerzo de construir más muros fronterizos, Estados Unidos intensifique sus esfuerzos para invertir en infraestructura de puertos de entrada. Aquí es donde la mayoría de las drogas y el contrabando ingresan al país. Se necesitan más agentes de Aduanas en primera línea, y se debe intensificar la instalación de tecnología de inspección no intrusiva, que permite a los funcionarios de Aduanas inspeccionar de manera más rápida y eficiente más carga y tráfico. Al igual que Estados Unidos, México celebrará elecciones presidenciales en 2024. Deseo que nuestro vecino elija un nuevo presidente que realmente quiera construir una buena asociación diplomática y económica con Estados Unidos. En este punto, México está destinado a hacer historia, ya que los dos principales candidatos presidenciales, la ex alcaldesa de la Ciudad de México Claudia Sheinbaum y la senadora Xóchitl Gálvez son mujeres, una de las cuales será la primera mujer presidenta en la historia de México. Asimismo, deseo que las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2024 se lleven a cabo sin contratiempos y un presidente que esté genuinamente interesado en una relación sólida con México, nuestro socio comercial más importante. 

Como he escrito en esta columna, el cambio climático está afectando cada vez más al comercio mundial al crear escasez, daños e interrupciones en la cadena de suministro. En la conferencia sobre cambio climático COP23 recientemente finalizada en Dubai, casi 200 partes se reunieron para acordar un “balance” destinado a aumentar la acción climática antes del final de la década, con el objetivo de mantener el límite del cambio de temperatura global en 1,5 grados Celsius. Según la página web de las Naciones Unidas, este es el “principio del fin” de la era de los combustibles fósiles, que se logra sentando las bases para una transición lejos de esta fuente de energía tradicional, poniendo más financiamiento a disposición de proyectos renovables e implementando políticas más profundas de recortes de emisiones. Esto puede ser ambicioso, pero se necesitan ideas y medidas ambiciosas para combatir el cambio climático. 

Mi último deseo para 2024 es que, como nación, reduzcamos el vitriolo y los modales desconsiderados que parecen haberse infestado en los últimos años. Es increíble que grupos étnicos como los judíos y los asiáticos teman por su seguridad en Estados Unidos. Sin embargo, ese parece ser el caso de muchas personas de estos y otros grupos étnicos. La forma en que tratamos a los grupos minoritarios y marginados en nuestro país es un reflejo de nosotros en todo el mundo. Puede convertirse en un factor si el talento quiere venir a Estados Unidos y si los inversores extranjeros quieren traer su dinero aquí. Como individuos, tratemos cada uno de nosotros de ser más tolerantes y generosos con nuestros conciudadanos y visitantes. Esto por sí solo hará de 2024 un año maravilloso. 

Deja un comentario