El pueblo compartió el dolor

Escenas conmovedoras se vieron frente al estacionamiento de la tienda donde algunos automóviles quedaron como mudos testigos del ataque. Las muestras espontáneas de dolor fueron construyendo un área con mensajes, fotos, velas y juguetes. Otra demostración de cómo la gente compartió con respeto y recogimiento lo que se sintió en ambos lados de la frontera. Hubo actos similares en Las Cruces y Ciudad Juárez.

A %d blogueros les gusta esto: