fbpx

Balderas se une a demanda contra el gobierno de Trump

El Procurador General Balderas demanda al presidente Trump desafiando el intento del Departamento de Seguridad Interior (Homeland Security) de imponer la regla de “carga pública”. La nueva norma haría que las familias y los niños no sean elegibles para recibir alimentos, atención médica y asistencia para refugios

El fiscal general Héctor Balderas y otros 13 fiscales generales presentaron una demanda contra el Departamento de Seguridad Interior de los EE. UU. por cambios en la regla de “carga pública” que tienen como objetivo a los inmigrantes y sus familias. Según los cambios, si un inmigrante que se encuentra legalmente en el país utiliza los beneficios a los que tiene derecho, como asistencia alimentaria para alimentar a sus hijos ciudadanos estadounidenses o asistencia de vivienda, incluso por un corto tiempo, el gobierno federal puede revocar su legalidad o incluso deportarlos. “El presidente Trump y su administración continúan propagando el odio y la división en las comunidades de Nuevo México, donde las familias deben sentirse seguras y tener acceso a la asistencia vital a la que tienen derecho legal”, dijo el Fiscal General Balderas. “Continuaré luchando contra cualquier intento de quitarles beneficios legales a los niños y las familias y cualquier amenaza a su seguridad y bienestar”. Como resultado de la nueva regla, menos familias y niños recibirán los servicios que necesitan, incluidos alimentos, atención médica y vivienda. Muchos niños se quedarán sin comidas, vacunas o refugio adecuados y más familias sufrirán la falta de vivienda. Cientos de miles de personas perderán la atención médica para ellos y sus familias. Muchas de estas personas irán a la sala de emergencias para recibir atención médica de rutina, lo que requiere que los estados cubran los costos médicos mucho más caros. Además, las mujeres perderán los servicios de atención reproductiva de rutina, lo que resulta en más embarazos no deseados, más partos de alto riesgo y mayores costos para los recién nacidos cuya salud se ve comprometida por la falta de atención prenatal adecuada. La ley federal permite que muchos inmigrantes legales soliciten beneficios públicos si han estado en el país durante al menos cinco años. La nueva regla crea contradicciones: si los inmigrantes usan la asistencia pública a la que tienen derecho legal, pondrían en peligro sus posibilidades de renovar su visa o convertirse en residentes permanentes. Incluso si un individuo no usa estos beneficios, la nueva regla amplía la capacidad del gobierno de negar la renovación de la visa o la residencia permanente a cualquier persona que prediga que usará una amplia gama de beneficios a corto plazo, sin una fórmula clara para tomar esa determinación. Los estados afirman que el Departamento de Seguridad Interior (DHS) violó los estatutos federales de inmigración, la Ley de Reforma de Bienestar y la Ley de Procedimiento Administrativo cuando amplió ilegalmente la definición.


Según las leyes y políticas de larga data, una “carga pública” es una persona cuya supervivencia depende de un beneficio público específico (asistencia en efectivo) o que está institucionalizada para recibir atención a largo plazo a expensas del gobierno. La regla existente no incluye asistencia temporal, como asistencia alimentaria o de vivienda o atención médica, incluido el Programa de seguro médico para niños (CHIP) bajo su definición de “carga pública”. Bajo la nueva regla, una carga pública ahora incluirá individuos o familias legalmente presentes que utilizarán una amplia gama de asistencia federal para vivienda, alimentos o atención médica en cualquier momento en el futuro, por tan solo cuatro meses. La nueva definición amplía la capacidad de los funcionarios de inmigración de denegar visas y residencia permanente a cualquier persona que, según su predicción, pueda utilizar este tipo de asistencia en el futuro. Los residentes permanentes también pueden ser etiquetados como una carga pública si utilizaron la asistencia del gobierno y abandonaron el país por menos de un año. En la demanda, los abogados generales escriben que la regla de la Administración Trump “efectúa una redirección radical de la ley federal de inmigración de un sistema que promueve la movilidad económica entre los inmigrantes a uno que beneficie a los inmigrantes con riqueza”. El Departamento de Seguridad Interior admite en la regla que “disuadiría a los titulares de visas legalmente presentes de utilizar programas de asistencia importantes”. Muchos titulares de visas y solicitantes de residencia permanente se abstendrán de buscar asistencia para ellos o sus familias porque podría hacer que no sean elegibles para renovar su estatus legal de inmigración o convertirse en residentes permanentes, exponiéndolos a la deportación. Los abogados generales afirman que la regla viola la Ley de Inmigración y Naturalización al redefinir la “carga pública” de una manera no relacionada con su significado original y la intención del Congreso. Los fiscales generales también afirman que el DHS violó la Ley de Procedimiento Administrativo de numerosas maneras, incluso al revertir una política coherente de décadas sin análisis razonado y ofrecer una explicación de la regla que va en contra de la evidencia ante la agencia. La demanda multiestatal contra el DHS involucra a Colorado, Delaware, Illinois, Maryland, Massachusetts, Michigan, Minnesota, Nevada, Nueva Jersey, Nuevo México, Pensilvania, Rhode Island, Virginia y Washington.

A %d blogueros les gusta esto: