fbpx

Sobre nuestra propia verdad

Por Juan Taveras

Hemos sido testigos de cómo la gente no acepta los resultados de los hallazgos científicos y construye su propia verdad. Lo mismo ocurre con la política. Crecer en un hogar conservador tratando de escapar del socialismo y ser cristiano bautista y ser médico, además de tener un ingreso medio alto obviamente me hace más conservador que la mayoría de mis amigos. Idealmente uno se aferra a sus principios y vota en consecuencia. Tener una opinión diferente sobre los resultados de las elecciones no me convierte en un liberal y no debería llevar a algunos de mis amigos a dejar de ser amigos en Facebook o cualquier otra red social. Pero podemos ver el desacuerdo no solo en nuestras relaciones personales sino incluso con nuestros propios medios conservadores, por ejemplo, algunas personas que salen de Fox solo porque están señalando algunas diferencias de opinión, las mismas personas que afirman que todos los medios son parciales. Esas personas solo quieren escuchar lo que quieren escuchar y nada más. En este caso la gente está inventando daños porque ya habían condenado las acciones. Como diría Jonathan Haidt, “están moralmente estupefactos, no buscan la verdad, sino que se quedan mudos por su incapacidad para explicar lo que creen que es la verdad o lo que creen saber intuitivamente”. No es un razonamiento en busca de la verdad, sino en apoyo de sus reacciones emocionales. Como dijo Hume, “su razonamiento moral es a menudo un servidor de sus reacciones morales”.

Aunque no somos perfectos, nuestro sistema de justicia y leyes, así como nuestras organizaciones e instituciones, son el ejemplo del mundo entero. La gente escapa de la tiranía, lugares donde no se puede opinar, y llega a este país de oportunidades y libertad.

Sin embargo, la narrativa del fraude y la no aceptación de los resultados de las elecciones continúa, pero si no se presentan pruebas a los tribunales y todos los jueces rechazan las reclamaciones porque no hay argumentos legales adecuados, entonces esta disputa electoral debería terminar porque de lo contrario parecería como si Donald Trump solo estuviera tratando de permanecer allí por la fuerza y que todos los conservadores están apoyando eso. Y puede que tenga éxito, pero las consecuencias finales pueden ser devastadoras. Piense en los disturbios, los estados activando su guardia nacional para luchar contra otros estados, la policía por un lado y el ejército y la marina por el otro. Piense en las consecuencias económicas y las perspectivas de que Rusia, China y Corea del Norte se aprovechen tanto militar como económica y políticamente. ¿Vale la pena? ¿Vale la pena luchar por una persona y destruir nuestra democracia?

Sé que mis amigos liberales me criticarán y algunos de mis amigos y familiares conservadores se volverán en mi contra por esta publicación, pero ese es exactamente el punto. Somos libres de tener una opinión y cuando tenemos una opinión diferente no somos enemigos, solo somos amigos teniendo una conversación amigable. Al final del día, Trump o cualquier otro político, ya no estará en 10 años, pero con suerte la mayoría de nosotros lo estará.

¿Y qué pasa entonces cuando se agotan todos los espacios legales? sí, las elecciones se desviaron para Biden con la relajación de la identificación de votante y sin duda puede haber habido algún fraude, pero ¿qué sucedió con las elecciones a alcaldes de las ciudades, los legisladores de las ciudades o los representantes del condado o del estado? ¿Simplemente cometieron un error y eligieron a un presidente demócrata, pero no hicieron el fraude lo suficientemente bueno como para quitarle las ganancias a los republicanos? Entonces, si no estamos de acuerdo con los resultados, ¿qué vamos a hacer? ¿Simplemente vamos a ignorar las elecciones y hacer que este país caiga en la guerra? Estamos más cerca de lo que pensamos del fin de la democracia.

Un buen amigo me acaba de decir “No tenemos democracia, esto es una república”. Y al igual que sucedió en Roma, no tenemos que elegir un presidente o un senado, deben estar ahí por méritos, los méritos que se dan a sí mismos. Todo esto en contra de nuestros propios principios conservadores, todo esto solo por un hombre. (Traducción: Camino Real Media)

A %d blogueros les gusta esto: