fbpx

Reflexiones sobre caravanas

“¿Cómo te está afectando la caravana de migrantes de los centroamericanos que viene al norte a través de México?” Esta es una pregunta que me preguntan casi a diario las personas que no viven aquí en la frontera de EE. UU. y México. Se relaciona con la última ola de migrantes que han abandonado países como Honduras, Guatemala y El Salvador para viajar hacia el norte, en parte a pie, en parte “de aventón”, para llegar a lo que ven como la tierra prometida: los Estados Unidos. Las estimaciones del tamaño de la caravana oscilan entre 4 mil y 10 mil personas. A pesar de que han ocurrido incidentes que requieren el uso de la fuerza contra algunos miembros más agresivos de la caravana, la gran mayoría no tiene la intención de escalar la valla fronteriza o formar enjambres sobre agencias como la Patrulla Fronteriza. La mayoría desea solicitar legalmente asilo con la esperanza de que sus historias de muerte e inseguridad a manos de funcionarios o pandillas corruptas les ayuden a ingresar a los EE. UU.

México está sufriendo la peor parte de tratar con los migrantes, ya que están terminando en ciudades del norte como Tijuana y Juárez. El alcalde de Tijuana declaró que la situación es una crisis humanitaria y solicitó ayuda a las Naciones Unidas. Se ha creado un espacio improvisado para que los migrantes duerman en lugares como estadios y los funcionarios hacen todo lo posible para alimentar y brindar atención médica al grupo. Aún no está claro cómo abordará esta situación el nuevo presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador.

La caravana actual ha sido descripta como “una invasión” e infiltrada con “tipos malos” (presumiblemente miembros de pandillas) por el presidente Trump. Sin embargo, caravanas similares han llegado a la frontera en los últimos años y han sido manejadas de manera eficiente y profesional por funcionarios federales de EE. UU. de agencias como la Patrulla Fronteriza. Esta caravana particular fue utilizada convenientemente por los políticos para buscar dinero para el muro fronterizo o para despotricar sobre la necesidad de sellar la frontera con México. Las tropas de la Guardia Nacional fueron enviadas a la frontera en respuesta, no para detener físicamente a los inmigrantes que cruzan ilegalmente la frontera, sino para ayudar a los oficiales de la Patrulla Fronteriza con la vigilancia. Los miembros de grupos marginales que se hacen llamar de todo, desde Minutemen hasta Freedom Fighters, han llevado a sus campistas a la frontera para ayudar en el esfuerzo de sellar la frontera. La mayoría encuentra que no son deseados en las comunidades fronterizas que tienen fuertes relaciones familiares y personales con las comunidades hermanas en México.

Estos migrantes reflejan las políticas económicas y de seguridad fallidas de sus países de origen.

Es desgarrador ver la terrible desesperación de estas personas que dejarían todo y caminarían por México, uno de los países más grandes del hemisferio occidental, con la esperanza de llegar a la frontera con Estados Unidos para que su solicitud de asilo sea concedida y comenzar una nueva vida llena de oportunidades. Dada la inclinación antiinmigrante que ha tomado la administración de Trump, es probable que muy pocos de los inmigrantes reciban asilo alguna vez. Algunos se quedarán en México y muchos regresarán a sus hogares, de vuelta a las situaciones que los obligaron a irse.

Desafortunadamente, la caravana no podría haber llegado en peor momento. Es la temporada navideña y cientos de miles de personas cruzan la frontera para pasar tiempo con sus familias. Las líneas en los puertos de entrada tradicionalmente son largas en esta época del año y los tiempos de cruce tienden a ser más largos. Tener a los migrantes ocupando espacio alrededor de los cruces y el enfoque de los oficiales federales aumentará los atascos y los tiempos de espera.

La caravana también es perjudicial para el comercio. Agentes de la Patrulla Fronteriza y de Aduanas de Texas y Nuevo México han sido reasignados temporalmente a puertos de entrada en Arizona y California, donde han llegado miembros de la caravana. Esto significa que habrá menos agentes de aduanas disponibles para procesar el tráfico comercial en dirección norte en la frontera durante el mes anterior a Navidad. Esto a su vez causará retrasos en los envíos debido a tiempos de cruce más largos. Para muchas empresas, esta es su época más ocupada del año.

¿Cómo se resolverá finalmente la situación de la caravana de migrantes? Caravanas anteriores han visto a algunos miembros regresar a sus países, mientras que otros han sido absorbidos por la sociedad mexicana. Como mínimo, los miembros de la caravana deben cuestionar la lógica de sus líderes de que simplemente marchando hacia la frontera comprarían su entrada a los Estados Unidos, especialmente teniendo en cuenta la inclinación aislacionista de la administración de Trump. Enormes ciudades manufactureras, como Tijuana y Juárez, actualmente están experimentando mercados laborales estrechos y podrían hacer un buen uso de la mano de obra migrante, incluso si no es a largo plazo. Esto podría ser una situación de ganar-ganar para todos.

A %d blogueros les gusta esto: