Sobre las vacunas

¿En qué se diferencian las vacunas testeadas?

Existen varios tipos según la tecnología que usan: las vacunas “clásicas” inoculan el virus entero inactivado o bien proteínas virales, mientras que las más innovadoras introducen una secuencia génica para que sea nuestro propio organismo el que la sintetice. Todas han sido testeadas en miles de personas para probar su seguridad.

Pfizer / BioNTech y Moderna: ARN mensajero

Tanto la vacuna de Pfizer / BioNTech como la de Moderna son vacunas de ARN mensajero. Contienen material sintetizado en laboratorio con la información necesaria para fabricar la proteína S. Nuestro sistema inmunitario la reconoce como extraña y responde generando anticuerpos. Cuando el coronavirus entre en nuestro organismo, ya tendremos inmunidad y no enfermaremos.

Oxford / AstraZeneca y Johnson & Johnson (Janssen): vector viral

Usan un virus inocuo para introducir las instrucciones necesarias y que nuestras células fabriquen la proteína S. Este otro virus ha sido modificado en laboratorios para que pueda infectar nuestras células, pero no replicar.

¿Son seguras estas vacunas?

Sí. Es una tecnología de lo más prometedora y novedosa en el terreno de las vacunas, pero no desconocida. Son el resultado de más de una década de avances en el ámbito biomédico. No pueden enfermarnos pues no introducen el virus sino material genético. Puede ocurrir que tengamos algunos efectos secundarios al día siguiente de habernos vacunado, como dolor en el brazo, dolor de cabeza o cansancio. Esto es normal y es señal de que nuestro sistema inmune está respondiendo.

¿Podemos confiar en vacunas desarrolladas con tanta rapidez?

Las vacunas contra la COVID-19 se han podido desarrollar en un tiempo récord gracias a importantes avances tecnológicos y a la experiencia adquirida con los coronavirus SARS y MERS. El proceso fue riguroso. Los ensayos clínicos cuentan con tres fases: la primera de ellas consiste precisamente en confirmar la seguridad
del fármaco, aspecto fundamental que, además, se corrobora en las fases II y III de los ensayos, ya con la participación de miles de personas. Antes de comenzar las campañas de vacunación, decenas de miles de personas ya han recibido la vacuna durante los ensayos clínicos.
La principal incógnita que queda por despejar como consecuencia de la celeridad con la que se han llevado a cabo los ensayos clínicos es durante cuánto tiempo van a ofrecer protección estas vacunas, ya que en el momento en el que salgan al mercado su eficacia solo estará documentada por espacio de 6-8 meses.

¿Qué riesgos conllevan las vacunas de la COVID-19?

Si una vacuna se aprueba, es porque ha demostrado tener un buen perfil de seguridad, es decir que el riesgo de este tipo de eventos es muy bajo. Cuando se empiece a inmunizar a cientos de miles de personas, es posible y esperable que ocurran algunos efectos adversos poco frecuentes que no se habían detectado antes, como por ejemplo reacciones alérgicas. Pfizer tiene previsto seguir a las y los participantes de los ensayos durante dos años.

 

Camino Real Recomienda:

Este es un resumen del artículo original. Encuentre el texto completo y videos en    https://www.isglobal.org/es/preguntas-frecuentes-vacuna

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: